Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Wina el Jue Oct 06, 2011 3:43 pm

Titulo: Shut up, teacher
Género: Angust, Romántico
Parejas: Ontae



Prólogo
Spoiler:
Sus pasos resonaban en el amplio pasillo donde transitaba, a pesar de escándalo de los adolescentes sofocados una sonrisa se mantenía en sus labios. Frente a una puerta se colocó correctamente la corbata y sacudió el polvo de sus hombros, respirando profundamente tocó y entró.

-Profesor Jin Ki, ¿cierto?-la secretaría de aquel centro apenas levantó la vista de la revista que leía, asintió levemente y ella continuó.- Tiene su horario encima de la mesa, será tutor de la clase de segundo bachillerato B, la de última hora.

-Gracias.-dijo haciendo una breve reverencia y salió de la estancia siendo la mujer sacando una lima para las uñas lo último que vio.

Estaba impacientado por comenzar a trabajar, hasta entonces solo había trabajado en sustituciones, pero en esta ocasión estaría un largo periodo en aquella escuela a pesar de haber sido contratado a mitad del curso, y encontraba aquella una buena oportunidad a sus veintiséis años de edad.

Dio un par de clases a los más pequeños encantado, su confiable sonrisa se ganó la simpatía de casi todos sus alumnos y el creía morir de felicidad cuando le llamaban profesor Jin Ki, pero tenía especialmente ilusión por ser tutor de una clase de bachiller, y cuando llegó el momento oportuno se dirigió a aquella aula.

Entró con una ancha sonrisa y todos los alumnos guardaron silencio, se colocó sobre la tarima y escribió su nombre en la pizarra.

-Soy el profesor Lee Jin Ki y seré el encargado de daros Inglés. Mucho gusto.-finalizó haciendo más amplia su sonrisa, pronto las chicas enrojecieron ante tal atractivo hombre y los chicos encontraron su sonrisa fiable, así que mientras todos se presentaban a medida que pasaba lista trataban de dar la mejor impresión de ellos.

-Lee Taemin.

Jinki miró alrededor expectante, pero nadie levantó su mano.

-¿Lee Taemin?

Los chicos comenzaron a cuchichear sobre ellos y Jinki cogió el bolígrafo rojo para apuntar una falta de asistencia.

-¿No ha venido Lee Taemin?

Los alumnos se miraban unos entre otros, indecisos, y todas las miradas se clavaban en un pupitre atrás de todo.

-¿Eres tú Lee Taemin?-a Jinki no le pasó desapercibido que todos le miraban a él con algo de temor.

El alumnos levantó la mirada revelando dos ojos negros bajo ese espeso flequillo castaño, su pelo caía sobre su rostro llegando hasta los hombros y no vestía el uniforme reglamentario.

-Es él.-intervino una alumna de primera fila, como delegada del curso se vio en la obligación de ayudar a su nuevo tutor, Jinki sacudió la cabeza sonriendo con nerviosismo, no le gustaba los alumnos problemáticos.

-Si eres Taemin, ¿por qué no te presentas?

El chico tardó en responder.

-¿Para qué?

-Para conocernos mejor.

-¿Para qué vamos a conocernos mejor?-se colocó en otra postura sobre el pupitre-Tú eres solo el hombre que puntuará mis exámenes, no tengo por qué decirte si tengo perro o me gusta Doraemon.

Jinki tragó saliva, sus alumnos lo miraban expectantes esperando su respuesta, como profesor debía dar una imagen de disciplina para ser respetado, pero aquel era su primer día y tenía mucha ilusión de empezar allí, así que quitó hierro al asunto y pasó al siguiente alumno.

Cuando tocó el timbre finalizando las clases todos corrieron hacia la puerta deseando salir lo más pronto posible del instituto, pero todos contentos de que aquel tutor fuera más amable que el anterior, Taemin fue el último en salir a pesar de no haber recogido nada porque no había sacado su libro en toda la clase, Jinki esperó por él para cerrar la puerta con una sonrisa que no fue correspondida.

Cuando llegó a la sala de profesores todos le felicitaron por la buena impresión que había causado en los alumnos y le informaron de más datos que no le habían explicado anteriormente.

-Que lástima-Jessica, una de las profesoras que más interés mostraba en él le miraba con algo parecido a la pena.-A los tutores os toca vigilar a los alumnos castigados después de clase y te ha tocado una clase en la que te vas a quedar cada día.

-¿Cómo?-preguntó Jinki sorprendido-Pero si me han parecido todos muy educados y responsables, ¿les castigan a menudo?

Jessica rió.

-Tú grupo en general es muy bueno, yo misma les doy historia. Pero tienes a uno de los alumnos más problemáticos de toda la escuela, sino el que más, y no hay día que no sea castigado.

Jinki supo a quien se refería.

-¿Lee Taemin?-era hasta ahora el único nombre que se había aprendido, Jessica le miró divertida.

-Parece que ya has comprobado como es.

Ambos se dirigieron juntos al aparcamiento donde se despidieron, Jessica no dejaba de sonreír en ningún momento y Jinki le correspondía, arrancó el coche y condujo hasta su casa aún con la sonrisa en sus labios.

Aparcó en frente de su casa, sacó las llaves y abrió la puerta, dentro solo le recibía la oscuridad, encendió las luces y fue hasta la cocina a prepararse un sándwich.

Se sentó sobre el sillón cogiendo un libro dispuesto a sumergirse en el placer de la lectura, deseando que el día siguiente llegara.

~

Mientras que alumnos y profesores avanzaban por los pasillos con el sueño consumiendo su energía, Jinki se sentía renovado sin necesidad de café, su amor a la enseñanza suprimía su cansancio.

La primera clase era con su grupo y llegó de muy buen humor hasta su puerta, tomó el pomo y notó una figura tras el, sin mirar de quien se trataba se giró con una sonrisa deseando un buen día al par que abría la puerta, la mirada indiferente de Taemin fue su respuesta, y el buen humor de Jinki se esfumó.

Capítulo I
Spoiler:
Jinki dejó pasar a Taemin primero y este se dirigió lentamente hasta su sitio, todos los alumnos saludaron a su profesor efusivamente y este correspondió del mismo modo, como el día anterior Taemin no levantó su mano cuando pronunció su nombre y Jinki decidió llamarle la atención.

-Taemin-llamó, tenía la buena costumbre de llamar a sus alumnos por su nombre.-No llevas puesto el uniforme.

No le hizo caso, o fingió no hacerlo, estaba muy entretenido observando como su dedo índice golpeaba la mesa, Jinki insistió.

-Por hoy no haré nada pero no traer tu uniforme implica una falta, espero que mañana vengas con él.

Aquella fue la primera tarde que ambos quedaron juntos después de clases.

Como predijo Jessica Taemin fue el único castigado y no hizo nada en toda la hora más que mirar su mesa, Jinki ordenaba unos papeles mientras le dedicaba varias miradas esperando que sacara un libro y aprovechase el tiempo para hacer deberes, pero hacía básicamente lo mismo que en sus clases. Nada.

Cuando pasó exactamente una hora Taemin se levantó sin hacer ruido y se dirigió hasta la puerta, Jinki que continuaba con unos informes levantó la cabeza y se despidió del menor, pero este se fue en silencio, Jinki soltó un hondo suspiro.

Al día siguiente Taemin también asistió con sus pantalones rotos y ropa ceñida, por lo que Jinki tuvo que poner la primera falta en toda su carrera profesional, sus compañeros le consolaron diciendo que era corriente que Taemin reuniera cuatro faltas por día, pero nunca era expulsado del caro colegio por la ayuda económica que su madre entregaba al director.

Y es que el chico de diecisiete años que nunca hablaba en clase no solo no llevaba libros ni material, sino que contestaba de mala forma a sus profesores y salía de clase cuando le venía en gana

Jinki comenzó a ignorar a aquel insolente joven muy a su pesar, no le gustaba tratar como un accesorio decorativo a uno de sus alumnos, pero cuando le pedía algo en clase el ambiente se ponía tenso y el resto de los alumnos se removían incómodos, se tornó una costumbre estar después de clases repasando lo que daría el día siguiente en clase mientras Taemin miraba el infinito.

Y pasando un mes desde que llegó a aquel colegio se le ocurrió que si bien no hablaría con él en clase para no perturbar a sus alumnos, en la hora de castigo podría tratar de franquear las barreras de aquel adolescente para ayudarlo.

Como cada día, al tocar el timbre dando por finalizadas las clases fue hasta el aula topándose con sus alumnos, que a aquellas alturas básicamente lo adoraban, y entró visualizando la silueta del joven mirando por la ventana.

Se sentó en su mesa pero esta vez no sacó ningún documento.

-Dime, Taemin-comenzó sonriendo, colocó sus manos sobre la mesa-¿y esta vez por qué te han castigado?

El chico continuó con la cabeza agachada pero alzó sus ojos.

-¿Quiere una lista?

Jinki no varió la sonrisa.

-Vaya, pero hoy tampoco has traído el uniforme. Con tan solo traerlo ahorrarías muchas faltas a lo largo del curso.

El menor no respondió, pero si había algo que caracterizaba a Jinki era su persistencia.

-¿Por qué te colocas tan lejos? Ahora que no están tus compañeros puedes sentarte en primera fila.

Y por primera vez desde que dio clases en aquel lugar ese chico le obedeció, pero Jinki se arrepintió nada más ver como se sentaba en el pupitre que tenía en frente y, si bien hasta ahora no le dirigía la mirada más de dos segundos, ahora no le quitaba los ojos de encima, Jinki tragó saliva dispuesto a no dejarse incomodar.

-Sabes, Taemin, es increíble ver como en tus exámenes tienes las notas más altas sin sacar el libro en clase. Debes estudiar mucho en casa.

-No veo caso en que le importe que hago fuera del colegio.

A Jinki le chocaba escuchar palabras tan duras de una voz tan suave pero insistió.

-¿No te aburres de no hacer nada en clase?

-¿No te aburre tener esa cara de idiota siempre?

Jinki abrió desmesuradamente los ojos por aquella respuesta tan inesperada, hablando con él estaba consiguiendo lo contrario de lo que quería.

-No debes hablarme así-le dijo suavemente.-Soy tu profesor y debería expulsarte si me faltas el respeto.

Una cínica sonrisa cruzó los labios del joven.

-Inténtelo.

Jinki suspiró pesadamente.

-Taemin… no soy tu enemigo para que te pongas a la defensiva conmigo.

Su alumno estrechó los ojos y Jinki viendo que no conseguía nada sacó unos controles de tercero y comenzó a corregir, Taemin sin embargo no apartó la vista de su profesor hasta que pudo irse.

~

Jinki decidió que como tutor tenía derecho a conocer la situación familiar del alumno que tantos problemas le provocaba, así que buscó en su informe pero no encontró nada, ni siquiera información sobre su madre, parecía que alguien se encargaba de que saliera lo mínimo a luz respecto aquel chico.

-No se sabe nada excepto que es una historia rara-le confesó Jessica.- Tiene una hermana dos años mayor en la universidad pero es hija de otro hombre, y hasta donde sabemos, vive con su madre y su tío.

Jinki que lo vio como mínimo extraño decidió preguntar personalmente a Taemin, al fin y al cabo tenía fama de ganarse la confianza de sus alumnos y ahora podría descubrir hasta que punto era cierto.

Entró al aula al final de las clases y se sorprendió levemente al ver al chico problemático en el mismo pupitre de primera fila que el día anterior, no quiso irse por las ramas y una vez acomodado en su asiento preguntó directamente:

-Taemin, ¿cómo está tu situación familiar?

Una pequeña sonrisa curvó sus labios.

-Vaya, que original… deben haberme preguntado eso… quinientas veces.

-¿Y alguna vez has contestado?

-¿Quieres ser la excepción?-se relamió los labios.

-Bueno-comenzó Jinki cuidadosamente.- Es obvio que eres un chico con problemas y yo podría ayudarte si me lo cuentas.

El más pequeño se mantuvo en silencio sin despegar los ojos de su profesor, Jinki esperó pacientemente pero en vista de que no contestaría volvió con las preguntas.

-¿En que piensas?

-Pensar… te desnudaba con la mirada.

Jinki dio un respingo de la impresión y quiso controlar el tartamudeo en su voz.

-¡Lee! ¡Eso… eso no es algo que se diga a un profesor!

-¿Ya no soy Taemin?-hizo un puchero fingido-¿Ya no serás el profe enrollado?

-¡Sí así respondes a quien intenta ayudarte no!-a Jinki le había perturbado aquella frase más de lo que quería reconocer- Yo no seré tu excepción pero tú serás la mía, enhorabuena, eres el primer alumno a quien me dirigiré por su apellido.

Taemin sonrió abiertamente, estaba orgulloso de enfadar a aquel profesor que iba de santo y quiso aprovecharse de su inexperiencia con chicos como él para llevar la situación más lejos.

-Pero… si te digo trapos sucios de mi familia, ¿me dejarás chupártela?

Jinki abrió los ojos todo lo que pudo y buscó sin éxito las palabras apropiadas.

-Creo que esto merece como poco un castigo. Mañana en el recreo limpiarás los baños.

-Vaya, ¿y nos encerraremos en uno?

-Que disparate.-farfulló Jinki rojo, nunca antes le había hablado alguien así.

Decidió hacer caso omiso de su alumno aunque notara la mirada penetrante de este, y cuando por fin pudo salir del recinto escolar y sentarse en su coche tuvo que poner el aire mientras se desabrochaba la corbata. ¡Nunca se le habían insinuado así! Él era un chico romántico y sensible, y sus anteriores parejas eran por lo general igual.

Llegó un día más a su casa rodeado de soledad, tuvo la necesidad de mudarse cuando comenzó a dar clases en aquel colegio y aún no conseguía amistades, Jessica le había propuesto varias veces recorrer la ciudad juntos para tomar un café pero aún habían quedado y Jinki comenzaba a aburrirse, amaba su trabajo pero no quería que todo girase entorno de él.

Así que tras un impulsó tomó su teléfono y marcó el número que la rubia le había entregado, esperó unos segundos y algo nervioso le invitó a salir aquel mismo fin de semana, Jessica aceptó bastante contenta.

Inevitablemente recordó la manera en que Taemin le habló en clase y no pudo evitar pensar que su forma de quedar con Jessica había sido un tanto infantil, no podía evitar comportarse como un adolescente cuando se trataba de citas.

Aquel chico… quería llamar la atención y era notable, decidió olvidar el capítulo ocurrido y hacer lo posible por descubrir el punto débil del chico: al fin y al cabo no tenía nada mejor que hacer en aquella ciudad.

Por eso el día siguiente mientras el chico limpiaba retretes con su rostro impasible, Jinki estuvo a su lado, señalando los rincones que el más joven no llegaba a limpiar, y para satisfacción de Jinki aquello le produjo ver por primera vez sentimiento en aquel rostro gélido: asco, sí, pero era algo.

En su clase de inglés le obligó a sentarse en primera fila para disgusto de su ahora compañera y dirigía la mitad de sus preguntas a él, al principio no le respondía pero a medida que avanzaba la clase le sorprendió con un perfecto acento inglés, en sus exámenes ya había comprobado que se le daba bien su materia pero lo hablaba mejor de lo que esperaba.

Porque se aburría muchísimo después de las clases llevaba consigo siempre un libro que estaba leyendo y lo sacaba cuando finalizaba sus quehaceres sin que Taemin pronunciase nada, pero aquel día no fue así.

-Ella muere.

Jinki lo miró sin comprender.

-Elouisa muere de cáncer.

Jinki contempló al chico y al libro alternativamente hasta que soltó un hondo suspiro. Aquel era un libro muy interesante cuyo misterio había muerto por los gruesos labios de su alumno.

-Que bien que me lo hayas dicho… a tres capítulos del final.

Taemin lo miró inexpresivo, aunque por dentro reía por el gesto de su tutor.

-¿Te lo has leído?-Jinki fingió no decaerse por la reciente revelación y buscar en aquella frase una oportunidad de entablar conversación.

-Es obvio.-susurró.

-¿Te gusta la autora?

Taemin lo miró desconfiado, después de las palabras del día anterior esperaba que el profesor lo dejase en paz, pero asintió.

-¿Qué otros libros has leído de ella?

~

En la sala de profesores Jinki estaba bastante satisfecho por su reciente logro, no había sido una conversación porque era él quien hablaba todo el rato mientras el otro contestaba con monosílabos, pero era un comienzo, lo único que lo estropeó fue el final.

-A Sulli le encanta leer libros de este tipo, conversa con ella para intercambiar opiniones.-Jinki creyó conveniente que lo más importante era que se relacionase con sus compañeros.

-Tsk.-Taemin mantenía una sonrisa burlona.

-Venga, yo soy más viejo y no es interesante cambiar impresiones conmigo.

-Podríamos intercambiar otras cosas.-y esa sonrisa lasciva de nuevo.

Pero ahora podía aprovecharse de la situación y seguir intentándolo con otros autores, y por lo que quedó de semana lo consiguió, Taemin iba añadiendo sílabas a sus frases y Jinki comenzó a descubrir sus gustos musicales, películas favoritas e incluso hablaron por encima sobre teorías platónicas, por eso la última hora del viernes Jinki estaba contento con su progreso, ambos salieron del aula y Jinki se despidió.

-Buen fin de semana, Taemin.-volvía a llamarlo por su nombre.

Él asintió sin intención de contestar pero cambió de opinión.

-Igualmente…

-¡Jinki!-Heechul, un profesor peculiar temido por alumnos y profesores se acercaba rápidamente.- Jessica me ha pedido que te diga que llegará una hora más tarde mañana en lo que sea que hagáis-le miró burlón.- ¡Guau, que casanova!

Jinki enrojeció y miró hacia otro lado sin darse cuenta que Taemin desaparecía de su lado.

~

-¡Perdona!-se disculpó Jessica

-No te preocupes.-sonrió Jinki, había estado un cuarto de hora esperando por ella pero no importaba, tenía ganas de recorrer aquella ciudad de pies a cabeza y entrar a todos los lugares posibles.

El día fue bien, ambos hablaron y rieron mucho y sintieron que tenían mucho en común, Jessica era dos años mayor que Jinki pero eso no impedía que de vez en cuando hiciera un puchero infantil para hacerlo reír, cuando de despidieron fue con la promesa de repetirlo de nuevo.

Mientras corregía redacciones Jinki no pudo evitar pensar feliz que ya no se sentía tan solo, y que quizá, solo quizá, la monotonía cayera por la ventana.

No pensaba que echaría de menos aquella monotonía.

~

En su hora de descanso del lunes Jinki encontró a Taemin sentado en el aula de castigo vigilado por el profesor de guadia, como tutor no encontró problema en entrar para preguntar el motivo de su castigo.

Taemin no le respondió, ni siquiera le miró. Mantenía la vista clavada en la pared y Jinki insistió varias veces pero no logró nada.

-Llamó zorra malfollada a Jessica en historia.-intervino el profesor Siwon, de matemáticas.

Ambos profesores quedaron helados cuando escucharon reír al menor.


Última edición por Wina el Dom Feb 05, 2012 10:40 am, editado 11 veces
Wina
avatar

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Bithae el Jue Oct 06, 2011 3:59 pm

aparto


PRIMER POST~



Hahahhaa no manhces! la actitud de Taemin me da miedo XD pero es genial jaja pobre de Onew XD
Pero que cosas con esas insinuaciones jajaja me está encantando la vdd TT___TT lo siento jaja ya me he dado por vencida de ocultar mi asquerosa perversión jaja

Espero la conti ansiosa!! a Taemin ya le gusta Jinki jaja solo falta que su querido profesor caiga en sus insinuaciones e____e jaja
Gracias por compartirlo ^^


Última edición por FabMin el Vie Oct 07, 2011 7:46 pm, editado 1 vez
Bithae
avatar

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por CariitoKeyShawol el Jue Oct 06, 2011 7:40 pm

Lo amé, de verdad XD
JAJAJAJAJAJAJA XD

No sabía si reírme o qué xD
Ese Taemin se pasa xD ¿Cómo le dice eso a Onew? XD JAJAJAJA XD
Encerrarse en un baño *Pone cara de pervertida* Ok no xD

Ya espero el próximo capo porque sé que Taemin está celoso de la profesora esa xD JAJAJAJAJA XD
Increíble que las cosas siempre lleguen tan lejos xD
Ok no xD

Dale conti rápido, ¿sí? ^^
Está genial, genial ^^
CariitoKeyShawol
avatar

Femenino

I ♥ Keybummie ♥_♥
Mensajes 803

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por FuerzaFriki el Jue Oct 06, 2011 11:27 pm

aparto... creo que leeré un ontae
jajajajajaja
me hiciste reír mucho más con lo del final
me esta gustando esto
me encanta este Taemin delincuente juvenil
jajajaja y el pobre profesor
me gusta mucho como va esto
espero leer más pronto


Última edición por FuerzaFriki el Vie Oct 07, 2011 1:06 am, editado 1 vez





+FICS:
FuerzaFriki
avatar
Apoyo
Femenino

I ♥ Taemin
Mensajes 2060
http://www.fuerzafriki.mex.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Nina_Lee el Jue Oct 06, 2011 11:30 pm

aparto

jajajajajajja oh dios me mate de la risa por como llamo a jessica! es que no le podia quedar mejor el apodo (lo siento pero no me cae jessica)

y tae que provoca a onew pero no cae! jajajajaja esperemos que lo tiente un poquito mas para que caiga redondito!
cuidate y espero nuevo capi bye bye
Nina_Lee
avatar

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Wina el Mar Oct 11, 2011 4:06 pm

Spoiler:
FabMin ¿Pobre Onew? Juro que si fuera profesora y me tocara un alumno como Taemin sería enormemente feliz xD Bah, yo también soy pervertida, así que está bien *risa malvada* Oh, gracias a ti por comentar >////<

CariitoKeyShawol LOL creo que tengo un serio problema, yo no pretendía hacer reír xD es teóricamente un drama, no sirvo para esto u.u Pero bueno, ¡me alegro que te rieras! xD Además, lo importante del fic será su perversión así que e.e ¡Gracias, gracias! ^^ ¡Chao! :D

FuerzaFriki Me alegro que te guste >.< la verdad es que realmente el pobre profesor va a sufrir por el alumno LOL ¡Nos leemos! n.n

Nina_Lee Omo, que bien que te hiciera gracia aunque ciertamente no me disgusta, se me ocurrió ponerla porque salía en One Yaer Later xD Jaja, ya verás que pasará con el profesor, espero que te guste el capítulo ^^ ¡Cuídate! :D



Capítulo II

-Taemin, lo que has dicho es grave.

Silencio.

-¿No tienes nada que decir?

Taemin volvía a sentarse en el pupitre de atrás obligando a Jinki levantar su voz. No le miró desde que entró en la clase y se había dedicado a dibujar garabatos sobre su mesa.

-No me dejas más remedio que…

Jinki no pudo finalizar sobre cual sería su castigo porque sin previo aviso Taemin se levantó dirigiéndose a la salida.

-No ha terminado la hora.-advirtió Jinki tratando se sonar amenazante, el menor abrió la puerta y salió.

Tras un hondo suspiro recogió sus papeles de la mesa y fue en dirección a la sala de profesores: no se quejaría de poder volver antes a casa.

Aunque no tuviese nada que hacer.

Tomó una decisión durante su viaje en el interior del coche: llamaría a los padres del joven. Por lo general, si sus alumnos eran mayores, no le gustaba hacerlo porque quería tratarlos como adultos, pero este chico era un caso que no sabía como controlar y pediría ayuda a su madre.

La mañana siguiente buscó entre sus archivos encontrando el documento correcto y llamando el número marcado que aparecía al lado de donde aparecía el tutor legal del joven. Marcó y esperó paciente con el teléfono del centro en el oído pero nadie descolgó al otro lado.

Necesitó hasta cinco intentos para ponerse en contacto con alguien.

Fue una mujer. Se presentó como el actual tutor de su hijo y pidió quedar ambos para hablar. La mujer se veía indispuesta a aceptar

“Cuando los hijos están en segundo de bachiller las madres parecen locas por tomar por ellos la selectividad”-pensó.

Aquel día no dio clases de ingles a su grupo pero tenía que quedarse a vigilar a Taemin después de última hora por su castigo, pero el castaño no apareció.

Así comenzó una semana en la que el profesor perseguía a su alumno por los pasillos pidiendo explicaciones mientras que este último le rehuía fastidiado. Los alumnos comenzaron a murmurar sobre aquella extraña y puede que cómica situación en que el profesor Lee seguía como si fuese un soldado de la Inquisición en caza de brujas al alumno Lee.

-¡Nuestro profesor es tan encantador! ¡Se preocupa por todos!

Aquello era algo que uno escuchaba con frecuencia entre las cuatro paredes de aquel centro por parte de las chicas.

Y ninguna de ellas sabía que aquello molestaba aún más al encrespado Taemin.


El lunes a la una en punto tocaron al despacho de Jinki. Este se dio un repaso de si mismo vigilando que todo estuviese colocado en su sitio y fue a abrir la puerta recibiendo a una rubia y hermosa mujer.

-Mucho gusto, soy el profesor Lee Jinki.-se presentó haciendo una reverencia al tiempo que cerraba la puerta.

-Como sea-cortó la mujer bruscamente- soy Lee Soonkyu.-se sentó en una silla sin esperar ser invitada y se cruzó de piernas.

-Bien-comenzó Jinki sentándose agitadamente-le he llamado por algunos problemas con su hijo… Taemin… ¿sabe?

Jinki actuaba inseguro viendo como la mujer ponía los ojos en blanco y ponía gesto de fastidio.

-He debido de hablar con profesores sobre eso un millón de veces.-le repasó con la mirada y sonrió de lado- ¿No quieres que hablemos de otra cosa?-preguntó provocativa y colocando un dedo sobre su boca.

Jinki parpadeó confundido varias veces.

“Madre e hijo son tal para cual…”

No advirtió que le afectaba más cuando era su hijo quien hacía aquellas insinuaciones, pero sí se reconoció a si mismo que le resultaba más atractivo.

Carraspeó un poco.

-Yendo al punto… su hijo causa problemas… y parece que se debe a que pasa un mal momento. Quiero ayudarle pero no se deja… ¿usted puede hacer algo por la situación?

La mujer dejó por un momento de bajar su escote y lanzó un hondo suspiro, como si aquello que estuviese a punto de decir lo hubiera dicho en varias ocasiones anteriores.

-Escuche atentamente… se ve joven así que seré directa… y a lo mejor terminamos antes y nos da tiempo a algo más.-guiñó un ojo y Jinki reprimió un escalofrío.- Haz como los otros profesores, ignore a mi hijo y deje que vaya por su cuenta… ocúpese de su trabajo que es darle una nota y no se entrometa en donde no le llaman.

El profesor no pareció contento con aquella respuesta… y una idea le vino a la mente.

-Pero… si me dice antes el problema antes acabaremos… usted lo ha dicho.-trató de sonreír tentador pero estaba seguro de que solo le había salido una extraña mueca, a la mujer no pareció importarle y volvió a su anterior pose bajando su camiseta todo lo que podía.

-No hay problema… solo nosotros…-siseó, Jinki le recordó a uno de sus documentales de la televisión cuando la avispada serpiente salta sobre el desprevenido ratón.

-Pero a su marido no le gustará esto.-dijo Jinki, sabía de antemano que estaba divorciada y que vivía con su hermano.

-No te preocupes… mi marido está muy lejos.-de un salto se subió a su escritorio sonriéndole.

Jinki fingió hacerse el sorprendido.

-¿Cómo pudo irse lejos dejándote a alguien como tú sola?-preguntó mientras disimuladamente se echaba hacia atrás.

La mujer quedó en frente de Jinki sentada con las piernas sentadas.

-Fue el propio Taemin… se enteró que era gay y se fue de casa.-ladeó la cabeza- ¿a que tardas para quitarte los pantalones?-preguntó mientras se sacaba la camiseta dejando al aire su torso con un sujetador negro.

Jinki prácticamente saltó de la silla.

-Tengo una reunión, ¡disculpe!

En dos zancadas llegó hasta la puerta y tan rápido como pudo salió fuera cerrando tras de si la puerta.

-¡Esa familia es de locos!

Decidió dejar a esa mujer sola en su propio despacho e ir en busca de su hijo, llegando al aula tocó y abrió la puerta.

-Lo lamento, Taeyeon-dijo sonriendo a su compañera-¿puedo llevarme a Taemin?

-Claro.-respondió la profesora siguiendo escribiendo formulas matemáticas, Taemin continuó en su lugar.-Sr Lee, ¿no piensa salir?-preguntó dirigiéndose al alumno sentado atrás del todo, todos los presentes contuvieron el aliento, Taeyeon tenía fama de ser una profesora muy dura e incluso Taemin se cuidaba de tener problemas con ella, quedó quieto unos segundos hasta que soltó un bufido y se levantó con parsimonia dirigiendo una mirada de odio al profesor.

Jinki le sujetó la puerta y se inclinó levemente en señal de despedida, sus alumnos sacudieron la mano sonrientes.

Cuando cerró vio que Taemin se dirigía al patio y tuvo que correr para colocarse a su altura.

-¡Espera! Vayamos a mi despacho.-deseaba que aquella loca mujer se hubiera ido.

-¿Para qué?-preguntó Taemin desconfiado.

-No debo darte explicaciones, Lee, soy tu profesor.-dijo duramente, si de aquella forma Taeyeon lograba que ese chico respondiera a sus órdenes él la imitaría.

Taemin gruñó por lo bajo y fue al pasillo de los despachos de los profesores (N/A: Recordemos que es una escuela de ricos, porque en la mía están todos apelotonados en una misma sala xD) y abrió la puerta de un tirón entrando a su interior.

Jinki respiró tranquilo detrás suyo cuando vio que no había señales de su madre.

Volvió a sentarse sobre aquella silla seguro de que la persona que tenía en frente no era más inofensiva que la anterior.

-Taemin-comenzó colocando sus manos en la mesa-¿seguro que no tienes nada que decirme?

Jinki temió seriamente que Taemin le escupiera por la cara que puso.

-Sé que hoy vino mi madre… y no me importa lo que dijo.

Jinki colocó sus manos sobre la mesa meditando.

-Cuando tenía tu edad… mi padre me echó de casa.

-No quiero su misericordia.-cortó Taemin.

-No aceptaba que no quisiera continuar el negocio familiar-prosiguió ignorándolo-no entendía lo mucho que yo ansiaba estudiar inglés para dar clase y me echó fuera. Mi madre no hizo nada por impedirlo. Y el resto de mi familia me dio la espalda porque todos querían que aceptara que debía estudiar lo que mi padre quería.

Taemin miraba la mesa pero Jinki estaba seguro de que escuchaba.

-Entonces lo que hice fue… coger todos mis ahorros e irme a Londres-sonrió satisfecho cuando Taemin alzó la mirada interesado-trabajé un año como repartidor de pizzas perdiendo un año. Conseguí una beca y entré a la University of London. Seguí trabajando a la vez que estudiaba para pagarme la habitación que alquilaba con otras cuatro personas. Pero nada de eso me enorgullece tanto como el hecho de que jamás perdí la sonrisa.

Hubo un silencio entre los dos que Jinki volvió a romper.

-Que tu padre deje a tu madre por tu orientación es duro, pero…

-No sabes nada.

Jinki calló de golpe contemplando el impávido rostro del menor.

-¿Qué?

Taemin lo miró penetrantemente.

-Mi padre no dejó a mi madre… la dejó por golfa y por guarra.

Jinki abrió como pudo sus ojos.

-Pero no discutieron demasiado sobre eso… porque era más importante pelear sobre quien de los dos debía quedarse con el niño de siete años. ¿Quién de los dos debía soportarlo? Al final debió ser la pobre madre quien tomando en consideración al niño se tomaba la molestia de cerrar la puerta cuando traía hombres a casa… que pena que fuera tan escandalosa.-sonrió-Lo mejor vendrá cuando tenga quince años y decida traer a su hermano para convertir a su hijo en un hombre rudo y se deje de mariposadas.-se carcajeó-seguro que lo pasaste bien el Londres con tu estúpida sonrisa.

Jinki no dijo nada y lo miró con lástima… había logrado que el chico se abriera a él y le contara algo de si mismo pero no estaba contento con ello.

Taemin compuso una mueca de odio.

-¡Deja de mirarme así!

-¿Así cómo?

-Con compasión… no la necesito.-se levantó bruscamente apretando los labios y Jinki le imitó.

-No se trata de compasión-explicó, era una extraña sensación, su primer alumno con problemas familiares y no podía evitar sentirse algo identificado-es… apego.-añadió lo último casi cuestionándoselo a si mismo. Dio la vuelta al escritorio quedando cara a cara con Taemin que tenía una expresión de rabia.

El alumno miró de arriba abajo a su profesor e hizo algo para lo que este último no estaba preparado.

Le besó.

Le cogió fuertemente del cuello de la camisa acercándoselo y pegó con brusquedad sus labios con los ajenos, creando un beso salvaje y desesperado.

Jinki apenas pudo reaccionar del choque y quedó unos segundos quieto para luego tratar de separarlo, creyó haberlo logrado pero de nuevo aquella boca se pegó a la suya y una lengua intrusa se metió en su cavidad bucal explorando todo su interior.

A trompicones quedó apoyado sobre una pared con Taemin prácticamente encima suya, ¿cómo podía sacarse de encima a aquel pequeño demonio que manejaba la lengua a la perfección y le quitaba la respiración?

No sé dio cuenta del momento en que comenzó a corresponder al intenso beso ni como sus manos pasaron de tratar de separarlo a pegarlo más por la cadera.

Interrumpieron el beso por necesidad de aire y ambos se miraron a los ojos, la mente de Jinki logró unir neuronas y darse cuenta que en cualquier momento podrían abrir la puerta.

-No…-comenzó pero gimió por una fuerte mordida que dio el pequeño en su labio inferior.

-Cierra el pico, profesor.-murmuró sobre sus labios para volver a besarlo mientras pasaba sus manos por el cuello, Jinki suspiró en contra de su voluntad cuando el menor ondeó sus caderas provocando un choque entre sus entrepiernas, Taemin aprovechó para desabrocharle la condenada corbata y quitarle varios botones de su camisa, Jinki levantó sus manos para impedirlo pero las bajó derrotado notando la caliente lengua de Taemin pasearse por su cuello.

Taemin fue desabrochando botón a botón lentamente mientras mordía rudamente el cuello de su maestro y pasaba la lengua por su nuez, Jinki mantenía los ojos cerrados sin control sobre sus gemidos.

Una vez Taemin desabotonó la camisa pasó sus ávidas manos por el pálido torso deleitándose por sus formas y buscando con sus labios los ajenos de nuevo, sonriendo por la efusividad con la que fue recibido.

En un acto perverso el alumno apretó uno de los pezones de su tutor provocando un gemido que fue ahogado en el beso, y quiso sentir aquel torso sobre el suyo así que se separó dejando brevemente un hilo de saliva entre los labios de ambos y se quitó su camiseta para inmediatamente pegarse tanto como podía al cuerpo ajeno, disfrutó las breves y tímidas caricias que Jinki hacía en su espalda.

El timbre anunciando el cambio de clases sonó y eran capaces de oír pasos desde el exterior, Taemin tiró del pelo con ferocidad de Jinki causando que hiciese una mueca de dolor y lo llevó hasta su escritorio, se sentó sobre el y tomó por los hombros de nuevo a Jinki para seguir saboreando su cuello.

El timbre pareció cobrar algo de cordura al cerebro de Jinki que con pesar se separó pasándose la mano por sus labios.

-Dios mío…-murmuró, Taemin le miró con fastidio, si pensaba dejarlo así por su código ético estaba muy equivocado, enrolló sus piernas sobre la cintura del mayor atrayéndolo hacia si.

Mordió y lamió su oído notando como los gemidos de Jinki eran más roncos y seguidos, sonrió divertido por descubrir el punto débil del profesor y antes de que volviese a separarse metió una mano en su pantalón apretando con fuerza el ya endurecido pene del maestro.

Jinki dejó caer la cabeza sobre su pecho de placer y cuando sintió los largos dedos de Taemin bajar su cremallera no hizo nada para impedirlo.

-Aquí alguien está a falta de atención.-murmuró Taemin sobre el oído de Jinki dando suaves mordidas y acto seguido comenzó a bombear con fuerza la longitud de este, a veces solo para hacerle sufrir dejaba su dedo índice acariciando la punta.

Cuando creía que estaba a punto de venirse paró abruptamente y oyó un quejido de Jinki, mordiéndose el labio se bajo sus propios pantalones aún sentado sobre la mesa y cogió la mano del tutor. Lamió sus dedos sin despegar la vista de los ojos de Jinki y dirigió la mano de él a su propia entrada obligándolo a meter un dedo.

Bajó la cabeza por el dolor que le causaba aquel dedo en su cavidad y para desahogarse cogió con violencia la cabellera de Jinki atrayendo su rostro y mordiendo sus labios a su antojo, Jinki inesperadamente metió otro dedo en su entrada, aumentando el dolor, y Taemin lo miró incrédulo, se besaron fogosamente hasta que Jinki sacó sus dedos. No hubo un tercero.

Taemin colocó sus manos sobre los hombros levantando todo lo que podía sus caderas y notó la intrusión del mayor, abrazó con fuerza su cuello, luchaba por esconder sus lágrimas, imaginaba que dolería viendo el tamaño de la verja. Mordió su hombro babeándolo notando como Jinki esperaba, pero él no quería esperar así que ignorando el sufrimiento movió sus caderas y colocó sus manos sobre la cintura de Jinki para obligarle a hacer lo mismo.

La primera estocada fue lenta pero profunda y Taemin creía partirse por la mitad.

Pero el dolor le pasaba desapercibido cuando escuchaba los profundos gemidos que salían de la garganta del profesor. Al cabo de unos momentos dejó de sentir dolor y una corriente de placer le sacudía cada vez que llegaba hasta su próstata y la golpeaba con fuerza.

-Profesor~-susurraba, y Jinki le daba más fuerte para goce suyo.

Hubo un momento en que el placer era tanto que echó su cabeza hacía atrás cerrando los ojos y comenzó a masturbarse al par de las estocadas, se corrió en el vientre del profesor apretando más su entrada, Jinki no le dejó descansar mientras se recuperaba de los breves espasmos y siguió penetrando hasta que también alcanzó el clímax.

Quedaron ambos cuerpos sudorosos apoyando la cabeza sobre el hombro del otro tratando de normalizar la respiración.


Última edición por Wina el Dom Feb 05, 2012 10:43 am, editado 1 vez
Wina
avatar

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Bithae el Mar Oct 11, 2011 4:08 pm

aparto


P R I M E R P O S T~


¡¡¡¡SANTO DIOS HE MUERTO!!!!


Estoy en SHOCK! y por ahora solo puedo comentar el lemon jajajajajaja fue completamente GENIAL *acepta su asquerosa perversión* ahahaha wow!; que puedo decir? todavía mi mente está procesando esa información haha pero me pregunto, nadie los vio? nadie los escuchó? fue verdad? o jinki estaba soñando? LOL espero que haya sido vdd... de cualquier forma ya me lo imaginé! jaja y dejaré de estar diciendo tonterías... mi mente está loca u___u

¿Qué onda con la mamá? jajaja iuk!; pero me fascino que Jinki aceptara que Taemin le provocaba más e____e yomi jiji

¿Ahora que pasara? waaaa ya quiero el próximo cap... iré a trapear mi piso lleno de baba jaja nos vemos bye! :D
Bithae
avatar

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por CariitoKeyShawol el Mar Oct 11, 2011 5:37 pm

OHHHHHHHHHHHHHHH MYYYYYYYYYYYYYYY GOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSHHHHHHHHHHHHH
*Se jala los cabellos*
QUE LEMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOON *-*
Acabo de quedar de lo más maravillada posible *-*
Que lemon taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan perfecto *-*
Estudiante-profesor xD

Taemin lanzado que ya le tenía sus ganotas al profesor xD
Y aparte se mete los dedos del profesor *-*
Que ricooooooo xD

Ese lemon me dejó deseando más xD MUCHO más xD
Yo veré ^^ XD Prométeme que habrá más lemon, por favor T_T
JAJAJAJAJA XD Toda lemon-adicta xD

Espero ansiosa la conti ^^
CariitoKeyShawol
avatar

Femenino

I ♥ Keybummie ♥_♥
Mensajes 803

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Nina_Lee el Mar Oct 11, 2011 5:38 pm

aparto

OMG!! no me lo espere! enserio! no pense que tan rapido onew cayera! xD

pero quien se resistiria a tae! que dificil!! xD
cuidate y espero nuevo capi!
bye bye
Nina_Lee
avatar

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Wina el Sáb Oct 15, 2011 2:16 pm

Spoiler:
FabMin Vaya, no me esperaba esas preguntas xDD en este capítulo trataré darle una mala explicación de porque nadie les escuchó, aunque no lo pensé en un principio >.< ¡Gracias .///.!

CariitoKeyShawol Aww, gracias, aunque Taemin hizo de seme y uke xDD Jiji, este fic va a tener mucho lemon (demasiado .___.) aunque mi meta es que sea tan romántico como lemoso LOL no sé si podré conseguirla .__. ¡Bye! ^^

Nina_Lee Jo, como es corto las cosas sucederán rápido .///. Pero sí, Tae es irresistible *¬* ¡Nos leemos ^^!



Capítulo III

-Esto es un error. Esto no ha podido pasar.-seguía diciendo Jinki recogiendo su corbata del suelo apurado, Taemin seguía sentado en la mesa mirándolo con los ojos ensombrecidos.

-Ha pasado.

-No lo digas.-Jinki cerró los ojos con mueca de disgusto, no daba crédito a lo había echo y sentía la bilis de su estómago subirle por la boca.-Dios, ¿qué he hecho?

Taemin lentamente se bajó y comenzó a vestirse como había estado haciendo su profesor, en su cara había pintada una mueca de disgusto.

Jinki necesitaba irse y después de colocar las cosas en su sitio y limpiar el desastre se fue sin decir palabra a su alumno, sacó su móvil del bolsillo mientras metía las llaves en el coche.

-¿Jessica?-dijo a través del auricular con voz alterada.-Avisa que he debido irme… mi madre está en urgencias.-inventó-Estoy bien, tranquila.-realmente sonaba nervioso.

Se despidió y puso toda su atención en la carretera apretando el volante hasta dejar sus nudillos blancos, seguro de haber realizado el peor error de su vida.

Cuando llegó a su casa fue corriendo al baño a vomitar sobre el retrete, se limpió con una toalla y en el espejo fue capaz de divisar su reflejo y los chupetones marcados en su cuello. Puso una mueca y quitándose la ropa por el corto pasillo se metió dentro de la cama tapándose todo lo que podía con su colcha. ¿Había sucedido realmente? ¿ Lo había echo él, Jinki, con un alumno ocho años menor? Dio vueltas sobre la cama golpeándose mentalmente, ¿serían capaces de llevarlo a la cárcel? Obviamente aquello no había sido una violación pero el chiquillo seguía siendo menor de edad.

Al día siguiente llamó al instituto por teléfono alegando que no podía asistir. Se veía incapaz de salir de la cama y encararse a su alumno. Tampoco mejoraba el echo de que no pudiese permitirse el lujo de perder clases con su grupo porque la selectividad estaba cerca, pero se prometió a si mismo que en un día sería capaz de encontrar las palabras adecuadas para arreglar aquel asunto con Taemin.

No lo consiguió.

El miércoles por la mañana conducía con las manos temblándole, cuando entró al recinto estaba pálido y ojeroso, alumnos y profesores se acercaban a él preocupados por su aspecto, sonreía nervioso excusándose para correr a su despacho, aquel día no le tocaba dar clase a Taemin pero aún así quería hablar con él.

Hizo sus turnos de guardia y cuando tocó el momento del patio voló hasta el aula de bachiller.

-¡Profesor Jinki!

-¡Oh, profesor!

Sus alumnos le rodearon con sinceras sonrisas preguntando el motivo de su ausencia del día anterior, Jinki respondía con evasivas tratando de calmarles cuando vio una cabellera castaña salir por la puerta.

Taemin siguió su camino ignorando al ajetreado profesor y este necesitó inventarse una excusa para abandonarlos e ir en busca de Taemin.

-¡Quieto, Lee!-le dijo entre los pasillos abarrotados de gente, el castaño se giró regalándole una mirada de odio y Jinki tragó dificultosamente saliva.

-¿Quiere algo… profesor Lee?-dijo inexpresivo, Jinki asintió mirando alrededor y lo guió hasta el despacho para hablar a solas.

Estuvo caminando de arriba abajo durante diez minutos bajo la atenta mirada de Taemin, buscaba las palabras correctas pero estas no llegaban.

-Taemin…-comenzó inseguro de cómo sobrellevar semejante situación.-Taemin.-repitió, saboreando el nombre en sus labios, agitó la cabeza alejando esos pensamientos-Taemin.

-Llámeme alumno Lee.-interrumpió.

Jinki respiró hondo.

-Taemin… lo que sucedió el lunes… deberíamos fingir que no pasó.

Taemin sonrió de medio lado.

-Pero si pasó.

-¡Ya sé que pasó! Pero finjamos que no…

Taemin pasó por su lado dispuesto a irse pero quedó quieto un momento.

-Como quieras… profesor Lee.

Salió de allí dejando a Jinki confundido por el desmesurado ritmo de sus pulsaciones.


Choi Minho era uno de los chicos de Taemin que usaba para “divertirse”, pero la función que tomó el joven aquellos días fue diferente.

Siempre que tenía oportunidad separaba a Choi de sus amigos para pegárselo tan cerca como podía, Minho no entendía porque Taemin no pasaba directamente a la acción como de costumbre pero le siguió la corriente de actuar acaramelados en la escuela.

Lo que no advertía era que ocurría siempre que el profesor de inglés estaba cerca.

Porque Taemin encontraba todo un reto seducir a Jinki para colocarlo en su colección de chicos, y lo sucedido días anteriores solo le aseguraba que hacerle caer no debía ser tan difícil.

Tan solo le molestaba aquella estúpida sonrisa que formaba continuamente y la incesante presión que sentía sobre el pecho cuando pensaba en la reacción del maestro después de tenerlo.

Y Jinki quería golpearse la cabeza contra cualquier pared dura sobre su camino hasta que no quedase nada de esta.

Porque inevitable y extrañamente le molestaba ver al menor tan cariñoso con Choi.

Se regañaba mentalmente a menudo cuando los veía abrazados sobre el césped del patio, ¡no eres un adolescente, eres un hombre adulto! Pero el molesto picor sobre su estómago no desaparecía y estaba cada vez más cerca de reconocer la horrible verdad que le atormentaba: aquel niño le ponía, y mucho.

Pasando una semana del accidente Jinki tuvo un sueño. En él salía Taemin reproduciendo exactamente los mismos sonidos que hizo aquel día en su despacho y aparecía su rostro con aquella expresión de placer.

Aferraba con fuerza sus sabanas cuando el despertador le devolvió al mundo real y despertó abruptamente con el corazón latiendo a mil.

Apagó el despertador con una mano y después se secó con ésta el sudor que cubría su frente, inseguro, destapó su manta.

Ahí alguien más que él se había levantado.


Cuando llegó a la escuela no tardó en ir a la sala de profesores a prepararse un café, cada vez que cerraba los ojos volvían las escenas de su sueño y luchaba para no evocar el método usado para bajar el ente contento de aquella mañana.

Fue saliendo en dirección a dar clase a un curso cuando vio al demonio que le había atormentado aquella noche acompañado del alumno Minho. Agudizó la vista para cerciorarse de que lo que veía era cierto.

Sí, definitivamente la mano del alto reposaba sobre el culo de Taemin.

Extrañamente molesto dio clases y su mal humor no pasó desapercibido, sus alumnos estaban desencantados y Jinki regañaba por cualquier cosa.

En una hora de descanso que tenía fue a su estudio deseando dejar la mente en blanco para tranquilizarse cuando vio ahí materializado al individuo de todos sus males.

-¿Qué haces aquí?-preguntó de malas formas, no había habido un ápice de su simpatía habitual en todo el día.

-Me mandó Lee Teuk para que me castigaras.-dijo Taemin indiferente mientras señalaba un papel sobre su escritorio, Jinki fastidiado recogió el papel leyendo el motivo de la sanción.

-Vuelve a clase, vendrá el director y le contaré lo sucedido.-ordenó tras un momento reposando de nuevo el folio sobre la superficie de madera, Taemin sonrió de lado.

-Lee Teuk no quiere que regrese… pero no te preocupes, tengo donde ir.

-Adelante.-dijo Jinki irritado, quería que el muchacho saliera lo antes posible, se había recogido el cabello en una cola y dejaba expuesto su pálido cuello lo cual dificultaba procesar pensamientos.

-Minho estará contento de entretenerlo entre clases.

Jinki se interpuso en la puerta.

-No puedes hacer lo que te venga en gana en tiempo de clase.-le dijo, súbitamente estaba interesado en recordárselo.

Taemin rió.

-Es lo que vengo haciendo desde que estoy aquí.

Jinki nunca supo de donde nació aquel impulso, si del sueño de aquella noche, el mal humor que lo ocupó todo el día, la malsana manía que tenía de repente a Minho o simplemente que la sonrisa de su alumno se veía horriblemente seductora, que se tuvo de pronto a si mismo tirando del brazo del joven y pegando sus labios con brusquedad, obligándole a abrir la boca para introducir su lengua.

Taemin quedó sorprendido al inicio para luego sonreír burlonamente, durante unos segundos le dejó pero luego se apartó riéndose.

Jinki estaba confuso por varias razones y parpadeó.

-Solo comparaba-explicó Taemin aún con su cínica sonrisa-, con Minho es más entretenido, ¿sabes?

Por toda respuesta Jinki lo cogió de los hombros estrellándolo contra la puerta sin cuidado de no darle con el picaporte, volvió a unir sus labios con más participación por parte de Taemin y usó la poca parte racional que quedaba de su mente.

Todos los profesores se encontraban dando clases, y los que no estarían reunidos con compañeros ajenos a los asuntos de otros profesores, y las aulas de los primeros cursos de secundaria estaban prácticamente al lado, dejando los pasillos continuamente bulliciosos.

Aprovechando que el menor ya había alzado los brazos a su cuello y mantenía el ritmo del beso lo sujetó de las nalgas levantándolo, Taemin inmediatamente enredó sus piernas en su cintura, el profesor comenzó a meter sus manos por debajo de la camiseta dejando al descubierto el cremoso pecho del muchacho y ambos interrumpieron el beso para sacársela, Jinki fue repartiendo besos y mordiscos cargados de saliva por el torso mientras Taemin se encargaba de sus botones.

Una extraña fuerza invisible obligaba a Jinki demostrar que él podía ser más entretenido que el chiquillo de Minho. Y por las marcas que estaba dejando sobre aquel torso parecía estar consiguiéndolo, Taemin suspiraba incapaz de desabrochar correctamente los botones y Jinki dirigió su boca a uno de sus pezones; lo lamió con sumo cuidado girando la lengua a su alrededor para luego aplastarlo y luego lo tomó delicadamente con sus dientes, apretó y un grave gemido salió de los labios del menor, continuó con su recorrido por el estómago.

Taemin no estaba contento de cómo estaba saliendo las cosas y con la poca paciencia que le quedaba acabó abriendo la camisa sin sacársela y masajeando con sus manos la ancha espalda.

Jinki dirigió sus labios de nuevo a los ajenos mientras bajaba como podía los apretados pantalones del más joven, Taemin jugaba con su lengua y le mordía el labio hasta hacerle daño.

Cuando el miembro de Taemin quedó expuesto Jinki lo cogió con una de sus manos mientras con la otra sujetaba su cintura, comenzó a moverlo a un ritmo pausado mientras los suspiros escapaban de su boca por el salvaje juego que había comenzado Taemin con su cuello.

Cuando Taemin se veía incapaz de continuar marcando su piel por los gemidos que salían de su boca, Jinki metió un dedo en su entrada, la respiración se le alteró en demasía y clavó sus uñas en los hombros ajenos.

Jinki siguió empuñando la virilidad de Taemin mientras le metía un segundo y tercer dedo, cuando el menor comenzó a mover sus caderas buscando más contacto los sacó y Taemin se enganchó más fuerte para no perder el equilibrio mientras se bajaba los pantalones.

Estaba colocando la punta de su ya necesitado miembro cuando se vio interrumpido.

-¡Espera!

Jinki buscó la mirada de Taemin desconcertado, este se mordió la lengua, ¿acaso no era aquello lo que quería? ¿Por qué debía sacar el tema?

-Simplemente-comenzó incapaz de ocultarlo-no digas que es un error después.

Jinki en lugar de responder penetró su pene con tanta fuerza que Taemin gritó y ocultó su rostro en el cuello de este, tratando de esconder las lágrimas que rodeaban sus mejillas, las breves caricias de Jinki a su miembro apenas pasaban desapercibidas.

De nuevo Jinki esperó unos instantes para comenzar a moverse y esta vez Taemin no hizo nada por adelantarlo, pues trataba de que su profesor no viese sus ojos llorosos. Cuando se vio más calmado dio una señal y enseguida notó una fuerte embestida que le hizo soltar un grito de dolor.

Jinki por su parte tenía la boca entreabierta con los ojos fuertemente apretados saboreando el exquisito placer que resultaba estar en el interior de Taemin, sus paredes tan estrechas aprisionaban su miembro de una forma tan deliciosa que simplemente no tenía tiempo para tomar aire.

Se movía delicadamente para no dañar al chico pero cuando notó que Taemin comenzaba a mover las caderas, lo agarró con ambas manos para poder penetrarlo con mayor profundidad. Taemin jadeaba apretando la espalda de Jinki con sus dedos mientras la suya propia se arqueaba, en el momento que vio unas gotas de sudor bajar por la sien de Jinki no pudo evitar acercarse a lamerlas. Para Taemin era prácticamente perfecto el modo en que Jinki llegaba hasta aquel punto recóndito de su anatomía que le volvía loco dejando ronca su garganta, como sus grandes manos aguantaban con fuerza su piel y el golpeteo que producía su espalda contra la puerta.

Cuando Jinki volvió a prestar atención a su miembro moviéndolo casi violentamente no pudo más y se corrió con un grito, Jinki llegó poco después que él. Quedaron un instante quietos hasta que Jinki salió de él con suma delicadeza y lo dejó sobre el suelo. Taemin necesitó unos segundos para recomponer su postura.

-Entonces profesor… ¿te arrepientes?-preguntó de forma pícara, Jinki le miró irritado y decidió contestar al estilo del menor.

-Probablemente, has gritado tanto que incluso con todo el ruido de fuera deben habernos oído.-no lo creía posible, benditos niños ruidosos.

Taemin entrecerró los ojos herido en su orgullo por aquel comentario y empujó a su profesor hasta la silla, agachándose hasta quedar de cara a su miembro.

-Veamos quien grita ahora.-murmuró chupando con la lengua la punta, Jinki abrió los ojos y trató de zafarse, pero el menor apartó sus manos.

-Tranquilo, profesor~… solo es sexo.

Jinki respiró hondo cuando notó la boca de Taemin succionar la punta de su miembro llegando cada vez más profundo.

¿Solo sexo? El enano endemoniado le buscaba y no lo podía negar: le gustaba. Algo en él le atraía y a la vez le repelía como un imán, y si había sido el más pequeño quien había comenzado aquel juego, ¿por qué no seguirle la corriente? Al menos no podía pensar en otra cosa mientras su pene era rodeado por aquella traviesa lengua.

Antes de cerrar los ojos vio el reloj. ¡El director del centro estaría ahí en media hora! Pero su pene era engullido por la cavidad bucal del menor y no tenía la suficiente fuerza de voluntad para interrumpirlo, así que solo se dejó hacer mientras reprimía como podía sus gemidos.

Taemin usaba lengua, dientes y manos para provocarle placer, en un momento se escucharon en el despacho además de los sonidos roncos de Jinki como Taemin se estrangulaba cuando introdujo todo el pene de su profesor en su boca, fue sacándolo poco a poco en un mar de saliva mientras dirigía miradas lascivas a Jinki.

Cuando sintió una corriente eléctrica descender por su cuerpo trató de quitarse Taemin colocando su mano en la frente, pero el menor hizo caso omiso y continuó hasta que se corrió en su boca. Tragó lo que pudo escapándole un poco por la barbilla y se levantó tomando el rostro de Jinki besándolo.

-Ese fue un buen grito.-murmuró cuando se separó, Jinki hizo una mueca de disgusto e iba a responderle pero de nuevo el reloj se colocó en su campo de visión.

-¡Oh, dios!-exclamó abrochando su camisa a toda prisa, Taemin creyendo que le entraba otro ataque de pánico se sentó sobre el escritorio todavía desnudo observando fijamente como Jinki a la velocidad de la luz se colocaba su ropa como podía.

-¡No te quedes quieto, vístete!-le dijo alarmado pasándole su ropa, cogió pañuelos quitando los restos de semen del suelo, el menor le ignoró mirándolo con interés.

-¿Acaso no me veo mejor desnudo?-preguntó, Jinki pareció volver a la normalidad y se ruborizó por su comentario, sí, pensó, pero no era momento de aquello.

-Date prisa, o sino…-el picaporte comenzó a girar y Jinki actuó instintivamente, con ambas manos agachó al menor por los hombros.

-¡Yun-Yunho!-exclamó nervioso, Taemin en vistas de lo que se venía gateó hacía atrás para quedar debajo de la mesa (N/A: No sé si hace falta decirlo, pero las mesas de mis profesores son de forma que por delante tienen una tabla que tapan el interior LOL).

-Hagamos esto rápido.-prácticamente gruñó Yunho, encontraba a aquel profesor un idiota escapado de la Casa de la Pradera y no hacia nada por ocultarlo.

-Cla-claro.-tartamudeó sentándose, Yunho quedó enfrente suya sacando papeles de su maletín y Jinki pegó un respingo cuando notó unas manos abrir sus piernas y quitar el cierre del pantalón, bajando su cremallera.

Tragó saliva.

Comenzaron a avaluar a todos los alumnos de su curso mientras Taemin se divertía abajo tentando a su profesor.

-¿Park Luna?

-Es una alumna sobresaliente…-cerró el puño notando unos dientes sobre su miembro.- Confío que de esta avaluación no saque menos de un ocho.

-Sí, su comportamiento debe ser también bueno.

-Es ejemplar.-fingió anotar algo para poder bajar la cabeza y morderse con fuerza el labio cuando Taemin apretó la presión.

-¿Nada más que añadir de ella?

-No.-dijo con un hilo de voz, Yunho lo miró sospechosamente: además de idiota, raro.

-Supongo que el alumno que más problemas le ha dado ha sido Lee Taemin.

Jinki habló sin pensar.

-Sin duda.

Volvió a bajar la cabeza colocando una mano sobre su boca porque al pequeño se le ocurrió aquel el mejor momento para apresar su pene con su mano.

-Lee Teuk me dijo que lo mandó aquí hace poco, debió ser duro con él, ¿no?-le miró amenazante.-Los profesores debemos ser duros con él y no andarnos con rodeos.

-Lo… lo sé.

Rezaba para que pasase a otro alumno porque mientras seguían con él, Taemin comenzaba a mover su mano de arriba abajo, apretando y aflojando.

Sudoroso y nervioso de despidió de Yunho… sentado en la silla.

-Nos veremos en la reunión del viernes.-anunció Yunho apuntando otro adjetivo a la lista de cualidades de Jinki: maleducado.

-Claro.-sonrió, espero unos segundos a cuando se cerró la puerta para apoyar sus brazos sobre la mesa y bajar la cabeza.

-Eso ha sido interesante.-dijo Taemin entre sus piernas, Jinki le miró, se levantó a cerrar la puerta con seguro y volvió para sacar a Taemin y sentarlo sobre en el escritorio con la meta de bajar lo que por tercera vez se había levantado.

Quizás aceptar su jueguecito de solo sexo no estuviese tan mal.


Los días normales para Jinki habían acabado, ahora convivía constantemente con el arrepentimiento.

Sus encuentros con Taemin eran exclusivamente en el colegio, antes o después de clase, en patios o en momentos en que Taemin se saltaba su horario.

A solas Jinki se decía que debía parar con ello y se llamaba a si mismo enfermo, pero cuando tenía delante a Taemin todo esos pensamientos volaban lejos dejando su mente en trance.

Pero ellos estaban tan confusos.

Si tan solo era sexo, ¿por qué estaban más tiempo hablando que devorándose el uno al otro? Jinki pudo conocer más sobre Taemin a través de conversaciones generales sobre filosofía, política, religión o cualquier cosa, y se sorprendía del razonamiento maduro del menor.

Pero cuando el profesor quería entrar a conversar sobre su familia el menor lo callaba con su propia boca.

Un día un suceso impresionó a Jinki.

-¿¡Taemin no está hoy castigado!?-sus ojos estaban totalmente abiertos.

-No.-negó Taeyeon-Ha tenido un buen comportamiento y ha traído el uniforme. Es poco usual pero a veces lo hace.

Jinki asintió con la boca abierta, había quedado sorprendido, y creía que aquel sería un día en que no le vería porque no le daba clases.

Pero Jinki nunca aprende que sus deducciones siempre resultan erróneas.

-Hoy saldrás antes, ¿no?-sonrió Jessica al final de la jornada.- ¿Por qué no tomamos un café en una cafetería que han abierto hace poco? Hablan muy bien de ella.

-Ehh…

-No.

Ambos profesores se giraron hacia el muchacho que los taladraba con la mirada.

-¿Taemin? ¿Por qué no has vuelto a casa?-preguntó Jessica, Taemin le dedicó una mirada de odio.

-Porque resulta que SÍ estoy castigado.-contestó y sorprendiéndolos a ambos cogió del brazo a Jinki para llevárselo fuera de la sala de profesores.

-Taemin…-dijo Jinki en el pasillo, tenía muchas preguntas en la cabeza.- ¿Qué haces?

-Nada.-contestó indiferente soltándolo, lo miró de arriba abajo y se dirigió a la salida.

-¡Espera! Debes ir a clase.

-No.

-¿Por qué?-preguntó Jinki colocándose a su lado.

-Porque no estoy castigado.

Jinki parpadeó.

-¿Y por qué le has dicho que sí a Jessica… a la profesora Jung?

-Porque si le hubiese llamado guarra sí que me hubiesen castigado de verdad.-dijo con soltura.

-¡No puedes mentir a un profesor!

Taemin le sonrió burlón.

-Ya lo he hecho.

Ambos acabaron en la salida y Taemin miró al cielo suspirando, Jinki creyó ver en su rostro un rastro amargado.

-¿Y para qué le mentiste?-quiso saber.

Taemin gruñó por lo bajo inspeccionando el aparcamiento cuando de repente se colocó tras la espalda de Jinki.

-¡Llévame a tu coche!-ordenó en un susurro.

-¿Qué?-preguntó Jinki tratando de darse la vuelta pero Taemin lo sujetaba de sus costados agachándose.

-¡Que me lleves a tu coche! ¡Rápido!-siguió, y Jinki cayendo en la cuenta de que se escondía de alguien miró por todo el lugar buscando algo que destacase.

-¡Eres cabezón, eh!-dijo Taemin irritado-Si me alejas de aquí te contaré chismes, ¡ya me he dado cuenta que eres cotilla!

Jinki viendo aquello como una oportunidad caminó de lado hasta su coche y en cuanto abrió las puertas Taemin se lanzó a los asientos traseros prácticamente tumbado en el suelo.

-¡Rápido, rápido!-urgía, Jinki entró colocando su maletín en el asiento pasajero.

-No me digas como debo arrancar mi coche.-contestó, y una vez salió del aparcamiento y pasó varias manzanas Taemin se tomó el lujo de sentarse.

-Déjame aquí, ya puedo arreglármelas solo.

Jinki negó con la cabeza.

-Recuerda que soy extremadamente cotilla, primero quiero información.

Taemin le miró divertido.

-¿Piensas secuestrarme?

-Tú has entrado aquí por voluntad propia.-le sonrió.

Quiso detener el coche pero Taemin le obligó ir más lejos del instituto, entonces aparcó y ambos salieron del coche. Tras un incómodo momento Jinki propuso tomar café, y cerca quedaba la cafetería de la que hablaba Jessica.

Pidieron los cafés y salieron fuera.

-¿De quien te escondías?-preguntó Jinki, Taemin echó una gran cantidad de azúcar a su batido de chocolate.

-De mi padre.-contestó sin mirarlo removiendo la bebida.

Jinki mostró un repentino interés.

-¿Tu padre?-¿el que dejó a su madre y no luchó por su custodia?

Taemin solo alzó un hombro y Jinki le dio un golpe con la pierna.

-¡No estás poniendo nada de tu parte!

El alumno sonrió y colocó su pie sobre el paquete de Jinki.

-¿Me estás tentando… profesor~?

Jinki tragó saliva mirando alrededor.

-¡Estamos en un lugar público!-dijo abochornado, Taemin rió.

-Me gusta este batido.-dijo tomándolo con ambas manos e ignorando a Jinki, este iba a protestar pero se le ocurrió una idea.

Olvidó que solo era sexo.

-¡¿Sabes cuanto papeleo se me amontona por todas tus faltas!?-le echo en cara, pero luego cambió el semblante- Pero… por cada día que no seas castigado te traeré aquí y te invitaré a lo que quieras.

Taemin pareció interesado.

-Es una buena propuesta… el batido lo vale.

Olvidó que solo era un juego.

-No me gusta estar en compañía de mi padre-comenzaba Taemin una vez acabaron sus bebida y caminaron en dirección del coche- porque él quiere que herede su empresa. Como te pasó a ti-sonrió irónico.- Y siempre me presiona para que tenga buen comportamiento en clase, me obliga a ponerme este estúpido uniforme.

-Al menos alguien se preocupa de educarte bien.-pensó Jinki en voz alta recordando a su madre, Taemin le escuchó pero no dijo nada.

-¿De qué trata su empresa?

-Manufacturación de tejidos.

-Vaya… pero a ti te gusta más la medicina, ¿verdad?

Taemin paró y le miró lívido.

-¿Qué?

-Tú muestras más interés en ese campo-explicó Jinki sin entender la reacción del menor.-Por lo que debería gustarte más.

Taemin estaba pálido y de pronto dio media vuelta yéndose corriendo, Jinki dio una par de pasos confuso.

-¡Taemin!-llamó pero el menor desaparecía entre el gentío.


Al día siguiente, Jinki acorraló al menor en el baño, cerrando antes la puerta con llave.

-¿Qué diablos fue eso, Taemin? ¡No tenía ni idea de qué te pasaba!- el alumno giró su cabeza negándose a mirarle pero la proximidad de Jinki no le pasaba desapercibida ni la pierna que tenía en medio de las suyas.

-Nada que te importe.-dijo inexpresivo.

-Cuando sales corriendo dejando a una persona sola, créeme, le importa saberlo.-acercó su oído a la oreja del menor presionando levemente su pierna contra el paquete.-No puedes irte de aquí sin que me lo digas.

Taemin le retó con la mirada.

-Puedo gritar y hacer que te metan en la cárcel.

Aunque el mayor no dudaba de que fuera capaz de hacerlo se atrevió a presionar con más fuerza su entrepierna, Taemin soltó un suspiro involuntario.

-¿Hay algo que no me has dicho?

Silencio.

Jinki comenzó a recordar.

-Todo vino porque dije que te gustaba la medicina… ¿cierto?-por sus conversaciones se dio cuenta de que aquel tema sacaba mayor efusividad por parte del menor.

Su alumno quedó rígido y Jinki estuvo seguro de estar cerca de la respuesta.

-No hay nada de malo que te guste la medicina, Taemin.-murmuró, el joven agitó la cabeza varias veces.

-Sí.-fue apenas un susurro estrangulado pero Jinki fue capaz de oírlo.

Se separó un poco para mirarlo a la cara.

-¿Cómo te diste cuenta?-preguntó Taemin con el rostro bajo, su cabello tapándole la cara.

-Por la forma en que hablas.-dijo Jinki, era un profesor que no pasaba por alto los detalles.

Taemin rió amargamente.

-Enhorabuena, eres el único que lo sabe.-súbitamente aparecieron lágrimas en sus ojos.

Jinki se asustó y cogió al chico por los hombros.

-¡Taemin! ¡Taemin, ¿que pasa?!-no daba crédito a lo que veía.

-¡Tú no puedes saberlo! ¡No lo sabe nadie!-se llevó las manos a la cara.

-¡Pero si no pasa nada!

-Claro que sí-sollozó-. No debe gustarme. No… no quería que lo supiese alguien.-boqueaba en busca de aire.

-Taemin, no sé donde está el problema a todo esto.

-Ni siquiera me gustan los niños.-prosiguió sin hacerle caso, sacudiendo sus hombros por los leves sollozos.

Jinki lo observó atentamente.

Un chico que nunca muestra sus sentimientos no puede finalizar tan fácilmente una vez que comienza a llorar.

Lo rodeó con sus brazos acariciándole el pelo.

-Tranquilo.-susurró, y se quedó ahí consolando a su alumno mientras este le moqueaba la chaqueta y le correspondía al abrazo.


Última edición por Wina el Dom Feb 05, 2012 10:46 am, editado 2 veces
Wina
avatar

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Bithae el Sáb Oct 15, 2011 2:17 pm

aparto


PRIMER POST~



HE MUERTO DE NUEVO

No puede ser! jajaja tu fic me gusta e___e es completamente genial hahahahaha
Sabía que Jinki no iba poder resistir que Taemin anduviera con Minho muahahaha

Awww pero no entendí que le paso a tae?! :(

Me pregunto si saldrán key y Jonghyun?

hahahaha gracias por el cap... estuvo muy bueno e__e


Última edición por FabMin el Sáb Oct 15, 2011 3:11 pm, editado 1 vez
Bithae
avatar

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Nina_Lee el Sáb Oct 15, 2011 2:45 pm

ahhhhhhhhhhhhh taemin usando a minho para darle celos a onew!!
jajajajajaja fue genial!
y no entiendo lo de la medicina!!
TT__TT y lo de los niños menos!
bueno espero el proximo capi!!
bye bye
Nina_Lee
avatar

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por CariitoKeyShawol el Sáb Oct 15, 2011 4:45 pm

Aparto!

Waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa xD
Como me encanta este fic xD
Es taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan genial xD

ME GUSTA EL LEMON PROHIBIDO XD
¿Lo hacen en todos lados o qué? xD
Ganosos xD Jajajajajaja xD

:O :O
¿Qué chingos le pasa a Taemin? :O :O
Eso me descolocó bastante xD
Taemin si es bien raro O.o xD

Y Key? Jonghyun? Porque Minho ya salió xD

Bueno, espero con ansias el próximo capo ^^
TU FIC ES LA LEY lml XD
CariitoKeyShawol
avatar

Femenino

I ♥ Keybummie ♥_♥
Mensajes 803

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Wina el Sáb Oct 22, 2011 2:56 pm

Spoiler:
FabMinWii, gracias .///. Lo de Tae no se explicará en este capitulo... tendrá que ser poco a poco... pero espero explicarlo bien xD Jiji, no me puede faltar el Jongkey... aunque será muy de pasada e.e ¡Bye! :D

Nina_Lee Jiji, así coloco un breve 2min :P Lo siento, la medicina y los niños vendrán próximamente >.< ¡Hasta otra! ^^

CariitoKeyShawol Omo, gracias >///< Jiji, y a mí, aunque creo que eso me hace más pervertida .__. Jaaja, sí, donde puedan xD. No sé si alegrarme o no de la confusión que he creado con Taemin LOL espero que lo entiendas más próximamente xD Síi, habrá Jongkey, pero será muy breve >.< ¡Cuídate ;)!



Capítulo IV

Jinki condujo aquel día hasta su casa bastante confuso, en su cabeza se arremolinaban los recuerdos de aquel día en que estuvo encerrado en aquel baño la mayoría del día con Taemin sacando información de él a cuentagotas.

Llegó a la conclusión de que nunca más querría trabajar en un colegio tan prestigioso.

¿Qué esperaba? Allí los hijos eran de familias como fue la suya, donde el padre controla una empresa que pasará a ser de su estirpe… quieran estos o no.

Le vinieron tantos recuerdos a la mente que creyó ser incapaz de tomar aire cuando estuvo a solas en su despacho.

Presentía que el menor le ocultaba algo más… pero la información que había almacenado aquel día le parecía valiosa.

Podía comprender la razón de que quisiera ocultar el echo de tenía deseos de estudiar medicina. También que se sintiera atraído por le pediatría. Pero lo que no entendía eran aquellos temblores que sacudían al joven cada vez que Jinki nombraba a su padre.

El resto del día, además de disculparse ante Yunho por no asistir a una de sus clases, Taemin lo esquivó y no pudo volver a hablar con él. A Jinki le desesperaba la manera de comportarse de su alumno, cuando creía haber progresado con él, de pronto el más pequeño interponía una nueva barrera entre ellos.

Jinki aprovechó un semáforo en rojo para golpearse la cabeza con el volante. ¿Progresar con qué? No había progresos ni barreras entre ellos.

Arrancó y sonrió brevemente. Quizá había progreso… entre alumno y profesor. Lo que le daba ciertos privilegios… ¿no?

Pero Taemin no estaba dispuesto a poner nada por su parte para darse a conocer a su profesor, y cada vez que este lo intentaba, lo callaba a base de dientes y saliva. Esta situaicón frustraba al profesor, sin saber por qué, sentía que fue una sensación reconfortable tenerlo entre sus brazos, estrecharlo para cuidarlo.

Por pura casualidad, un viernes Jinki pasaba por la calle de su escuela y vio recostado a Taemin sobre un poste de la parada del autobús. El adolescente tenía la cabeza baja con sus auriculares colocados. Jinki que pasaba cerca disminuyó la velocidad pegándose al bordillo tanto como podía.

No tocó la bocina por miedo a llamar la atención, bajó la ventanilla esperando que el joven levantara la mirada.

El menor lo hizo y Jinki pudo apreciar como sus cejas se alzaban levemente por la sorpresa.

-¿Quieres que te lleve?-propuso Jinki y Taemin abrió los ojos como platos por la sorpresa, aunque el más sorprendido de los dos era Jinki.

Una lenta y socarrona sonrisa creció en sus labios.

-¿Por qué no?-preguntó y se metió en el coche mirando a ambos lados de la calle para cerciorarse de que nadie mirase, Jinki satisfecho condujo a través de las indicaciones del menos mientras ellos hablaban, de nada en concreto, de la vida en general, conociéndose por pura inercia.

Paró el coche en una lujosa calle y enseguida reconoció el lugar, era un barrio que quería visitar desde su llegada al instituto para comprar un dulce típico que la gente juraba que era delicioso.

-Hasta otra.-murmuró Taemin abriendo el coche y agarrando su mochila, a Jinki le producía una extraña presión en el pecho dejarlo ir.

-Nos vemos, Taemin.

Esperó hasta que el adolescente entró a su casa sintiéndose estúpido por actuar como un novio sobreprotector de una pelicula americana, prosiguió con el coche hasta que vio un sitio libre y se le ocurrió aparcar; podría aprovechar para comprar aquellos dulces que todo el mundo elogiaba.

Fue hasta la tienda pasando por un parque, la proximidad del invierno se hizo notar por la rapidez en que un manto negro inundó el cielo y se encendieron las farolas, gracias a indicaciones de otros ciudadanos llegó a su destino.

Cuando salió saco uno de ellos y fue comiéndolo por el camino mientras pasaba por el mismo parque de anteriormente.

Pero ahora no todo era igual.

En uno de los bancos una figura encapuchada se encogía sobre si mismo tumbado, tratando de ignorar las bajas temperaturas.

Jinki estaba decidido a pasar de largo cuando un largo mechón castaño le llamó la atención y se acercó precavido.

Inseguro, levantó la cabeza para ver mejor y quedó paralizado.

-¿Taemin?

La figura destapó su rostro y dio un respingo al ver a su profesor parado en frente, su cara mostraba una mezcla de sentimientos que variaban desde la sorpresa a la vergüenza.

-¿Qué haces aquí?-prosiguió Jinki confuso, el menor se sentó y bajó la cabeza.

-Nada que te incumba.-murmuró, Jinki tomó asiento a su lado.

-¿Esa no era tú casa?-preguntó incrédulo, Taemin levantó la cabeza irritado.

-Sí.

-Entonces…-el mayor trataba de darle una explicación a porque su alumno tenía preparado almohadas y una manta en aquel banco, Taemin permaneció callado pero quizá por producto de callar demasiado tiempo sus labios se movieron solos.

-Hay visita en casa… ¿sabes? Cuando era pequeño no tenía más remedio que quedarme siendo espectador del show de mi madre y sus amantes… prefiero dormir aquí.

Jinki abrió la boca.

-¿¡Qué!? ¿Te quedas aquí por eso?

El menor no contestó y Jinki recordó la apariencia de su madre… Taemin debía dormir en aquel banco a menudo.

Y tomó una decisión de la que estuvo seguro que se arrepentiría.

Se levantó sobresaltado y agarró con fuerza el brazo de Taemin.

-¿Qué haces?-protestó Taemin tratando de soltarse, pero se sorprendió de la fuerza que gozaba Jinki cuando de un tirón lo levantó del banco.

-A mi casa… ¡no puedes pasar la noche en un parque!

-Olvídalo.-dijo el pequeño entre dientes tratando de volver a sentarse, Jinki no se dio por vencido.

-Y este frío… ¡no permitiré que duermas así!

-¡Déjalo!-exclamó Taemin.-Llevo haciendo esto desde los trece años… ¡no puedes llegar tú y cambiarlo!

-Ahora lo veremos.-sentenció Jinki, y de un movimiento rápido colgó al joven sobre sus hombros, y con la bolsa de dulces en su mano izquierda tomó el camino hacia su coche dejando abandonadas las pertenencias del chico.

-¡Estás loco! ¡No puedes llevarme así como así!-chilló.

-¿Crees que vivo en la casa del terror? ¡Te daré dulces!-propuso Jinki burlón, Taemin quedó callado y se dejó llevar hasta su coche, ninguno de los dos dijo nada mientras se sentaban en el interior y el vehículo salía a la carretera.

-¡No ataques así mis dulces!-se quejó Jinki viendo como el contenido de la bolsa bajaba a medida que continuaba sobre el regazo del menor.

-Me prometiste dulces.-dijo con simpleza y la boca llena, Jinki evitó reír y pasaron el camino protestando y discutiendo sin llegar a nada serio, como si se tratase de un juego entre niños.

Jinki aparcó el coche en su cochera y repentinamente se sintió incómodo, iba a llevar prácticamente a un desconocido con problemas de personalidad a su casa, ¡y era alumno suyo! Dio gracias de no tener vecinos.

Miró al rostro del menor y vio en el una mueca embarazosa, así que compuso una sonrisa para aliviar el ambiente y tomó la ahora ligera bolsa antes de salir del coche.

Taemin le imitó y pronto se vieron ambos en frente de la puerta, Jinki abrió con llave y dejó paso a Taemin.

Este entró vacilante mientras Jinki encendía las luces y la recorrió disimuladamente con la mirada.

-Seguro que te sorprende lo pequeña que es-sonrió Jinki interceptando su mirada- ¡pero no sabes lo fácil que es limpiarla!-bromeó.

Decidió ir a la cocina a preparar la cena dejando a Taemin en su pequeño salón mirando la tele, aunque en realidad el menor observaba cada rincón de la habitación, era blanca sin fotos ni cuadros, sin mostrar nada de su vida.

Lo único que adornaban las estanterías eran libros, todos de diferentes géneros y tamaños, muchos en inglés.

Sin embargo no podía sentirse bien, aquello no le gustaba, nunca antes había visitado la casa de uno de sus amantes y aquella era la primera excepción, interrumpió sus pensamientos cuando entró Jinki con una bandeja.

-No sé que te gusta, pero preparé kimchi.-anunció sentándose a su lado en el sofá y colocando la bandeja sobre una pequeña mesa de cristal, Taemin abrió los ojos por la gran variedad de comida que se le presentaba delante.

-¿Tanto?-preguntó cogiendo una cuchara inseguro, casi tímido, Jinki le miró.

-¿Preparé demasiado?

Taemin negó con la cabeza y ambos comieron en silencio, Taemin saboreando la comida tanto como podía y repitiendo platos.

-¿Te gusta?-preguntó Jinki, Taemin asintió.

-No pareces acostumbrado a comer este tipo de cosas.-comentó tratando de alejar la imagen de si mismo quitando los granos de arroz del menor con su propia boca.

-Me suelo preparar yo mismo comidas instantáneas.-reveló.

-¿En serio? ¿Cómo puede ser eso viniendo de una familia como la tuya?-Jinki se golpeó mentalmente por lo dicho, pero Taemin no le prestó demasiada atención.

-Hace unos meses tenía una mujer que me cocinaba… pero mi madre la despidió y no ha vuelto a contratar a otra.-digo encogiéndose de hombros, acto seguido bebió agua.

Jinki murmuró incoherencias contemplándolo, cada vez más tentado de llamar a Servicio Sociales y alejarlo de aquella loca mujer. Observo como chupaba con sus ocultándole parte del rostro.

-¿Por qué impides que hablemos sobre lo que te sucedió en el baño?-preguntó, era más fácil tratar temas escolares con él que seguir deleitándose con su imagen.

Taemin frunció el ceño.

-Si comienzas con eso saltaré por la ventana y saldré corriendo.

-Entiendo.-rió Jinki pero se puso abruptamente serio.-Sin embargo creo es algo importante… por lo que vi creo que si no lo sueltas poco a poco un día explotaras…

Sin darse cuenta ambos estaban ahora más juntos en el mismo sofá, los platos abandonados de cualquier manera sobre la mesa y ellos contemplándose fijamente.

-Sólo… olvídalo. No es algo de lo que me sienta orgulloso.

-Tener sueño… es bueno. No quieras actuar como un robot permanentemente.

-No quieras entrometerte en mis asuntos-contestó sin variar su rostro.-Que viene a ser lo que has hecho hasta ahora.-añadió.

Jinki sonrió.

-¿Tus asuntos? Es solo hablar sobre uno mismo. Todos se dejan conocer excepto tú.

-Porque el resto es un rebaño de ovejas idiotas… ¡como tú!-le señaló la cara-Siempre tienes esa estúpida sonrisa en la cara… ¡como ahora!-alzó sus manos hacia el rostro del maestro tratando de eliminar su sonrisa.

-¡Oye! ¡Deberías ser tú quien cambiara esa expresión de espantapájaros!-dijo Jinki sonriendo más abiertamente y obligando con sus dedos sonreír a su alumno, este sacudió la cara y trató de zafarse, pero Jinki ahora usaba otra táctica para hacerlo sonreír que no era otra que hacerle cosquillas. Taemin pillado desprevenido en su punto débil trató de ocultar su risa y estuvieron ambos peleando en aquel sofá hasta que pararon cansados.

Sus rostros quedaron muy juntos, Jinki prácticamente encima de Taemin, y los ojos observando fijamente los ajenos.

Instintivamente Jinki separó la distancia que los separaba y colocó sus labios sobre la boca de Taemin cerrando sus ojos, Taemin hizo lo mismo y comenzó un beso lento y suave sobre los labios del menos, el primero que se daban tranquilo.

Taemin se dejó llevar en el beso y abrió los ojos cuando Jinki se separó con un brillo especial en su mirada.

Quedaron en silencio observándose fijamente cuando Jinki se levantó y colocó a horcajadas al menor sobre su cadera, el menor enrolló sus brazos en el cuello del profesor.

-¿Qué piensas hacerme ahora?-sonrió atrevido, Jinki lo llevó de esa manera por los cortos pasillos hasta llegar a un dormitorio y lo dejó sobre su cama, colocándose encima.

Era la primera vez que gozaban de la comodidad de un colchón bajo ellos, Jinki descendió su rostro hasta el de Taemin y volvió a besarle, esta vez con participación del otro, Taemin llevó sus manos hasta los hombros del tutor para acercárselo.

Había algo nuevo en ellos, no se apresuraban como el resto de ocasiones, sino que se tomaban su tiempo para saborear al otro.

Jinki separó sus labios y fue hasta su cuello chupando y besando, Taemin cerró los ojos mientras subía la camiseta de Jinki paseando sus dedos por la espalda de este, Jinki se separó un poco quitándose la camiseta y obligó a Taemin hacer lo mismo, Taemin iba a dirigir su boca sobre el pecho del profesor pero este le empujó tumbándolo.

-Hoy solo encárgate de disfrutar.-susurró sobre el oído del joven, tenía el extraño deseo de ser él por una vez quien llevara a los límites del placer al adolescente.

A Taemin le gustó la idea de dejarse domar por una vez y simplemente colocó sus manos sobre la espalda del mayor, suspirando mientras Jinki paseaba la lengua con lentitud por su torso, haciendo paradas sobre sus pezones. Se demoró tanto tiempo saboreando su torso que Taemin acabó retorciéndose bajo él sin control sobre sus gemidos.

Una vez Jinki quedó satisfecho con su pecho fue bajando hasta llegar al cierre de los pantalones, bajó a la vez pantalones y calzoncillos dejando a su vista el miembro del menor.

Acarició sus piernas besando la piel alrededor del pene del menor, la cara de Taemin estaba roja y creía morir, tener a Jinki tan cerca de su miembro y que no lo tocase le volvía loco.

Jinki volvió a subir a besar los labios de Taemin mientras con una pierna apretó la virilidad del otro.

El jadeo que escapó del menor fue ahogado por el beso, pero no pudo ocultar que sus manos se movieran sobre las sabanas agarrándolas con fuerza.

Jinki decidió no hacer sufrir más a Taemin y descendió chupando con la punta de la lengua toda su extensión. La espalda de Taemin se acercó, elevando sus caderas buscando más contacto, Jinki lo cogió con una mano y se lo metió en la boca.

Repasó todo lo que pudo con sus labios haciendo uso de su lengua para darle placer, se ayudó con las manos y pronto se tuvo aumentando el ritmo mientras su cabeza subía y bajaba, Taemin agradecía que no pudiese verle la cara y jadeaba roncamente tomando cu rostro todos los ángulos posibles.

Cuando finalmente soltó el líquido blanquecino Jinki le dejó reposar unos segundos hasta que volvió a su cuello para morderlo, Taemin estaba harto de simplemente dejarse hacer y comenzó a desabrochar los pantalones del profesor.

Jinki le ayudo a deshacerse de ellos quedando ambos desnudos, Taemin repasaba con sus manos todo el cuerpo de su maestro mientras el otro se dedicaba a saborear su piel blanquecina.

Sin avisar, coló un dedo en entrada y Taemin mordió la clavícula del profesor para evitar gritar, Jinki comenzó a dar caricias a su miembro deseando aplacar el dolor, después vinieron el segundo y el tercero.

Los gemidos escapaban de la boca de Taemin y Jinki deseaba introducirse en él pero había encontrado algo de diversión en los gestos de Taemin, ahora movía las caderas hacia los dedos de Jinki y parecía ansioso de tenerlo dentro.

Por pura malicia Jinki continuó con sus dedos hasta que Taemin abrió sus ojos.

-¿A… que esper…as?-preguntó entrecortadamente, Jinki se mordió el labio.

-A tener tu permiso para entrar-le susurró-¿quieres que te la meta?

-Sí.-farfulló agarrándole del pelo.

-¿Sí qué?-preguntó Jinki, deseaba introducirse pero la expresión del menor en aquel momento no tenía precio.

-Entra…ya.-ordenó, y Jinki sacó sus dedos dispuesto a cumplir su deseo.

Abrió las piernas del menor tanto como pudo y fue penetrándose poco a poco, siendo las apretadas paredes recibiéndolo, suspiraba de puro goce mientras que Taemin se agarraba fuerte a sus hombros.

Esperó unos momentos repartiendo caricias por el cuerpo de Taemin hasta que lo cogió de las caderas y comenzó las primeras embestidas.

Taemin cerraba los ojos con fuera mordiéndose el labio para ahogar sus gemidos de dolor y más tarde de placer, pero Jinki tocó un punto en su interior que lo obligó a jadear con fuerza aferrando las sabanas en puños.

Ambos cuerpos proseguían, sudando y jadeando, Jinki notó que estaba a punto de llegar y con una de sus manos agarró el miembro de Taemin sacudiéndolo rápidamente. Por otra parte Taemin agarraba el cabello de Jinki y notó como este abandonaba la otra mano de su cadera para tomar una de las suyas y entrelazaba sus dedos, una embestida más y ambos se corrieron al mismo tiempo inundando la habitación con el sonido de sus voces gritar. Quedaron quietos hasta que Jinki salió y se tumbó a un lado de la cama.

Trataban de normalizar el ritmo de sus respiraciones cuando Taemin sintió el extraño deseo de apoyarse sobre el cuerpo de Jinki. Siempre que lo hacían era de pie o sobre escritorios por lo que al finalizar cada uno tomaba su camino, y ahora no estaba seguro de dejarse llevar por su impulso.

También Jinki estaba confuso. ¿Debería acercarse a Taemin o dejarle su espacio? Quería sentir la calidez del menor pero intuía que la personalidad arisca de Taemin no lo permitiría.

Quedaron tumbados uno al lado del otro sin atreverse a moverse hasta que Taemin reuniendo valor apoyó brevemente su cabeza sobre el hombro de su profesor, tragó saliva expectante pero no pasó mucho tiempo hasta que dos brazos le rodearon aproximándolo.

Estuvieron en aquella posición hasta que ambos quedaron dormidos.


Cuando Jinki despertó el sol de las ventanas le daba en pleno rostro. Puso una mueca de fastidio girándose para evitar aquellos rayos luminosos cuando se dio cuenta de las manchas blancas que había en sus sabanas y recordó lo sucedido la noche anterior.

Buscó con la mirada a Taemin sin encontrarlo, se sentó sobre la cama rascandose la cabeza, busco en sus cajones algo con que tapar su desnudez y salió al pasillo en dirección de la cocina, ya que esta tenía la luz encendida.

Allí encontró a Taemin desayunando sus magdalenas sin vergüenza alguna y llevando puesto una de sus habituales camisas de trabajo y… Jinki abrió mucho los ojos; sí, definitivamente aquellos eran sus calzoncillos.

-Busqué algo para desayunar… pero solo encontraba pollo.-dijo Taemin llevando una magdalena a su boca y dándole un mordisco, Jinki sonrió.

-¿Has estado husmeando en mis estantes?

Taemin sonrió perversamente.

-Encuentro interesante encontrar pollo por todos sitios… sería un buen chisme en la escuela.

Jinki quiso contestar algo ingenioso, pero la imagen de Taemin con su camisa y calzoncillos comiendo magdalenas en la cocina de su casa era algo que le parecía demasiado excitante, Taemin entendiendo su mirada se sentó sobre la mesa con una risita mientras Jinki se acercaba a besarlo.


Ninguno de ellos sabía que aquel día cambiaría la monotonía de sus vidas. Era algo usual tener a Taemin en casa de Jinki y parecía convertirse en una costumbre que estuviesen juntos todas las noches. Cuando Jinki despertaba, Taemin ya había desaparecido, y lo volvía a ver en la escuela. Los viernes, sin embargo, Taemin se quedaba toda la noche en casa de Jinki, aunque para disgusto de él nunca despertaban juntos, Taemin siempre estaba desayunando, tomando una ducha o simplemente viendo la tele.

Pasaban la mañana juntos hasta que preparaban juntos la comida. En realidad cocinaba Jinki y Taemin se dedicaba a jugar con los ingredientes u observar a Jinki. Luego comían juntos, dándose de comer el uno al otro, incluso llegando a usar sus propios cuerpos como platos, sin dejar ni un centímetro la piel ajena sin lamer.

Toda esta sucesión de hechos dejaba confundidos a los dos.

Jinki siempre había sido una persona romántica y nunca había tenido una relación de solo sexo, pero intuía que aquella no era la forma correcta de tenerla, pensaba en Taemin más a menudo de lo que le gustaba reconocer y acabó deseando ver la sonrisa del más pequeño a cada momento del día.

Pero siendo el mayor de los dos no quería mostrar su inexperiencia y fingía tenerlo todo bajo control

Taemin sin embargo sabía que algo no marchaba bien. Repentinamente no le parecía tan estúpida la sonrisa del profesor y disfrutaba su compañía sin necesidad de tocarse. Una señal de peligro en la barrera de su corazón y sin embargo, no mantiene las distancias.

Por ello, cuando despertaba entre sus brazos sintiéndose reconfortado y lo observaba dormir necesitaba alejarse todo lo posible para pensar fríamente, temeroso de descubrir algo en su interior que se niega constantemente.


Última edición por Wina el Dom Feb 05, 2012 10:49 am, editado 1 vez
Wina
avatar

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por mitaemin el Sáb Oct 22, 2011 3:29 pm

me encanto es feno0menal ya quisiera tener un profe igual a taemin o un estudiante asi de como taemin jajajajaj spy pervert ajajaj
mitaemin
avatar

Femenino

I ♥ taemin
Mensajes 609

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Bithae el Sáb Oct 22, 2011 6:12 pm

aparto


aigo~ se estan enamorando asdfasdfasdf que genial ^^ la vdd me encantó este cap y sinceramente que asco de madre :S

Pobre Taemin, pff! jajaja lo de los dulces xD no deja de ser un niño de cualquier forma :D

Espero la actu pronto! me muero por saber que pasará!
awwww mi jongkey jiji

Nos estamos leyendo ^^


Última edición por FabMin el Sáb Oct 22, 2011 7:51 pm, editado 1 vez
Bithae
avatar

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Nina_Lee el Sáb Oct 22, 2011 7:07 pm

ahhh!! es que son para pegarlos enserio!!!
tae que se aleja pero no tanto! y onew que no quiere reconocer!!!
aishhhh bueno esperare el siguiente capi!
cuidate bye bye
Nina_Lee
avatar

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por CariitoKeyShawol el Dom Oct 23, 2011 12:28 am

[strike[Aparto![/strike]

OMGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGGG :O
Taemin es una cajita de sorpresas XD

¡SE LO ENCONTRÓ EN LA CALLE!
:O ¡Quedé súper shockeada con esoooooo! :O
Y luego Jinki lo recoje :3

Y tienen su primera "Noche" que es "Tranquila" si sabes a lo que me refiero ^^ XD JAJAJA XD

Awwwww :3 Son novios pero no se lo han dicho de frente xD
JAJAJAJA XD

Jinki todo confundido xD Mi vida, viviste chorromil años engañado creyendo que eras romántico XD
El yaoi no permite romanticismo (?) XD
Ok no, eso no es cierto XD

Me gusta mucho, mucho este fic :3
Vamos a ver cómo sigue esta turbia historia :D
CariitoKeyShawol
avatar

Femenino

I ♥ Keybummie ♥_♥
Mensajes 803

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Wina el Dom Nov 06, 2011 11:45 am

Spoiler:
mitaemin Oh, yo también quiero un profesor como Jinki, jiji, pero quedan muy lejos :P Gracias :D

FabMin Jiji, Taemin no podía ser totalmente malo, tenía que tener su punto infantil e.e Gracias, aunque creo que tardé un poquito con este capitulo u.u

Nina_Lee Jaja, cuanta violencia, pero sí, habría que pegarles. Hasta la próxima ^^

Cariito Seeh xD como un perrito :3 Novios... xD No tanto, pero bueno, de eso trata xD ¿Cómo que no? Yo amo el yaoi romántico, jiji. Gracias, espero que te guste ^^


Capítulo V

Taemin odiaba darse cuenta que cada día que pasaba con Jinki aprendía algo nuevo de él, y que de igual forma él revelaba algo de si mismo. Nunca había confiado en nadie exceptuando a su único amigo Changmin, y ni si quiera a él le había mostrado tantas facetas de si mismo.

Aquello pensaba pasando cerca de las taquillas cuando mostró una mueca de disgusto.

A su lado pasaban dos compañeras de clase comentando la figura del profesor.

-Se le veía bueno brazos cuando se quitó la chaqueta. Imagina que lo demás es igual.-decía Suzy entre risitas sin percatarse de la presencia de Taemin.

-A mí sus brazos me dan igual… ¡en clase no pierdo de vista su paquete! Te digo que el día que menos me lo imagina me presento en su despacho a hacerle favores.-contestó Min, ambas rieron por la gracia de esta última (N/A: Oh, espero que Miss A sea capaz de perdonar este impune acto que estoy haciendo, AMO a Suzy y Min ^^)

-Putas gordas.

Ambas chicas se giraron sorprendidas.

-Todo lo que sois es unas putas gordas.-Taemin repitió marchándose y sintiéndose idiota. ¿Por qué había dicho algo tan infantil? Más, ¿por qué a chicas unineuronales que únicamente se regían por sus hormonas? Él nunca había caído tan bajo, aunque vivía aquello cada día simplemente lo ignoraba… pero pensar en que esas chicas desnudaban mentalmente a Jinki en clase le había causado una extraña sensación en su pecho.

Pero era tan diferente como se sentía con él. Mientras que en sus anteriores relaciones todo pasaba rápido y con descontrol Jinki se tomaba todo el tiempo del mundo para recorrer su cuerpo con la lengua, contemplando cada trozo de su piel antes de llevarla a la boca. Sus besos no eran como otros, saboreaba sus labios tanto como podía deleitando su calidez sin desenfreno. La mayoría de caricias que había recibido sobre su cuerpo eran rudas o arañazos en su espalda por el éxtasis… sin embargo Jinki acariciaba su espalda tan dulcemente, quedándose mirándola como si fuera a romperse, que Taemin disfrutaba más y durante mucho más tiempo de lo que podía haber imaginado.

Sujetar su mano hacia el final entrelazando sus dedos parecía haberse convertido en una costumbre, y Jinki no dejaba de mirarlo a los ojos en sus embestidas, lo cual extrañamente incomodaba al menor.

Porque estaba cruzando el límite. Y no hacia nada por impedirlo.

Porque no debía estar acomodado sobre el cuerpo de Jinki en aquel sofá de su apartamento permitiendo que Jinki su brazo, abrazándolo por los hombros, mientras veían la tele después de tener sexo.

Lo sabía, pero no hacía nada para levantarse y salir del lugar.

Quiso alcanzar el control del televisor para encender la tele, pero este quedaba lejos a su alcance.

-Jinki-comenzó-pásame el mando.

No entendió la mirada que le dirigió el mayor.

-¿Qué?-preguntó con la mano alzada.

-¿Jinki? Soy tu mayor, deberías hablarme con más respeto.

Taemin quiso reír, ¿le estaba echando una reprimenda?

-¿Debería decirte ahjussi?

Jinki abrió la boca ofendido.

-¿Ahjussi? ¿Dónde queda el respeto en la juventud de hoy en día?

Taemin trataba de ocultar sus carcajadas.

-Ahora que lo pienso siempre hablas como un hombre mayor, creo que te llamaré ahjussi de ahora en adelante.

-Soy tu sunbae, no tu ahjussi.

-No le llamo sunbae a nadie-dijo Taemin mirando a lo lejos, la palabra llevaba consigo una carga de respeto que él no quería mostrar por nadie, súbitamente sonrió-aunque me he dado cuenta lo mucho que te gusta en ocasiones que te llame profesor~.

Jinki enrojeció violentamente.

-¡Yo no te pido que lo hagas!-exclamó ante la sonrisa de los labios del menor que no se borraba.

-Claro, pero que te gusta no lo puedes negar…

-¡Calla!-ordenó el mayor colocando la palma de su mano sobre la boca de Taemin, este reía de la cara que tenía su profesor.

-Ni loco pienso llamarte Jinki Hyung-dijo el menor cuando logró zafarse de Jinki, este resopló.

-Tampoco esperaba que lo hicieras, no soy tu Hyung, sino tu sunbae. Sun-bae.

-Pero ¿sabes? Escogiste la profesión correcta. Jinki suena a nombre aburrido. En clase eres muy aburrido.

Jinki estaba cansado de los ataques de Taemin.

-Hace un momento no actuabas como si yo fuese aburrido.

Taemin abrió la boca sorprendido por la respuesta.

-¿Cómo puede decir eso, profesor Lee?

Jinki refunfuñó y Taemin era incapaz de borrar su sonrisa mientras se recostaba entre sus brazos.

-¿Pero cómo diablos lo hacían en Londres para llamarte?

-Me puse un sobrenombre…

-¿Cuál?

Jinki pareció incómodo.

-En realidad aún me hago llamar así después de irme de Londres… Onew.

-¿Onew? ¿Por qué Onew?

-No sé, me gustó. Mis amigos y personas de confianza aún me llaman así.

Repentinamente ambos quedaron en silencio, de nuevo preguntándose que relación tenían y si Taemin podía considerarse persona de confianza en la vida de Jinki.


Jinki aquella tarde había acabado con todos los controles que debía corregir, y aunque estaba un poco disgustado por los resultados obtenidos, decidió descansar el resto del día viendo en la televisión su pelicula favorita, fuera un manto negro rodeaba el cielo y la lluvia golpeaba con violencia sus cristales, teniendo como sonido de fondo los truenos, él sentado sobre una montaña de cojines en su sofá dio un respingo cuando escuchó golpes en la puerta. Paró la pelicula mirando confuso la entrada sin saber quien podría ser, con pesadez se levantó mientras los golpes proseguían con insistencia hasta que abrió la puerta.

Fuera había una figura totalmente empapada a causa de la lluvia que se lanzó a su cuello inmediatamente, provocando que la ropa de Jinki quedase levemente mojada.

-No…-susurró el individuo, Jinki le apartó el pelo de la cara, confuso.

-¿No, qué?

-No me hagas volver a casa hoy.-dijo Taemin, su voz sonó ahogada porque tenía la cara oculta en el cuello de Jinki, este no comprendía nada pero lo llevó al interior, cerrando a duras penas la puerta para evitar que la lluvia siguiera mojándolos, cogió de los hombros al menor para quitárselo de encima.

-¿Estas llorando?-Jinki estaba impresionado.

-No.-negó el joven, pero las lagrimas estaban a la vista y sus ojos rojos, consciente de que su mentira era difícil de creer cogió por la camisa a su profesor pegando a esta su rostro.

-Por favor…

Jinki no comprendía nada, y se asustó cuando notó que los hombros del menos temblaron, como aquel día en los baños, trató de tranquilizarlo torpemente sentándolo sobre sus rodillas en el sofá, Taemin se sentía ridículo y humillado, pero aún así se agarraba con fuerza a la ropa del profesor ocultando su cara, necesitaba desahogarse.

-¿Por qué…?-comenzó Jinki sin estar muy seguro de que pregunta debía formular.

-Simplemente no me hagas volver hoy a mi casa.-repitió Taemin sin despegar su rostro del pecho de Jinki.

-Pero…

-Está mi padre-cortó Taemin repentinamente.- Odio cuando mi padre viene a casa.

Jinki esperó sin preguntar, dejando pasar el tiempo hasta que volvió a retomar la palabra el menor.

-Siempre que viene es solo para gritar… a mí, a mi madre, por cualquier cosa. Y…-tembló entre sus brazos.

-No pasa nada-quiso tranquilizarlo Jinki.-Puedes quedarte aquí-lo separó brevemente para verlo a la cara, se le encogió el corazón de ver el rostro del menor con los ojos llorosos y rojos.

-¿Quieres cenar algo?-le propuso, Taemin solo bajo la mirada tratando de ocultar su rostro con su cabello.

-No tengo hambre.-dijo con voz queda, a Jinki se le ocurrió mirar la hora porque no sabía cuanto tiempo se había pasado mirando películas y se sorprendió de ver lo tarde que era.

-¿Quieres ir a la cama?-preguntó y enrojeció dándose cuenta de lo violenta que era aquella situación y lo rara que sonaba su pregunta, pero el chico de pelo largo solo asintió, se levantaron del sofá y Jinki con cierto pudor lo llevó hasta su habitación.

-Estás muy mojado…-comenzó, sacó de su armario un pijama caliente con el que protegerse de aquellas bajas temperaturas, lo soltó sobre su cama y fue a los cajones sacando una pareja de calcetines y, después de vacilar, uno de sus calzoncillos.

-Tómate una ducha primero, y luego puedes acostarte.-propuso, pero el más joven negó.

-Tengo demasiado sueño.-reconoció, y en frente suya comenzó a desvestirse para colocarse la ropa que le ofrecía Jinki, este decidió ir en busca de una toalla para secarle el cabello.

Cuando volvió ya llevaba puesto su pijama que le venia demasiado grande, el cabello largo del menor dificultó su ardida tarea de secarlo, nunca compró un secador para si mismo porque nunca se dejó el cabello demasiado largo.

Cuando acabó quedaron en silencio, incómodos, Jinki carraspeó.

-Duerme si quieres, yo iré al sofá para no molestarte.

Se dio media vuelta. Era lo mejor, el menor en aquellos momentos estaba sensible y dormir con él sería como aprovecharse.

Pero una mano le paró en seco.

-Quédate conmigo esta noche.-susurró.

Jinki se giró para encararlo pero el menos tenía la cabeza bajada.

Destapó la cama y se tumbó, el menor colocándose entre sus brazos y él abrazándolo con fuerza, notando la cabeza de Taemin reposar sobre su pecho.

No dijeron nada, se quedaron así hasta que Jinki sintió que el más pequeño estaba dormido.

Giró el cuello para tratar de ver el rostro del menor mientras dormía. Era la primera vez, y se sintió extraño al ver como aquel alumno rebelde e irresponsable era capaz de tener una expresión tan tierna y dulce mientras dormía. Le colocó unos mechones tras la oreja y un extraño sentimiento de protección se apoderó de él, y se sintió frustrado.

Ahí estaba, dormido entre sus brazos a su merced, pero sintiéndolo fuera de su alcance.

Tomó una postura más cómoda en la que pudiera ver la cara de Taemin con más facilidad, y sin darse cuenta, pasó horas de la noche viendo aquel bello rostro dormir.


Taemin caminó de mal humor por los pasillos del instituto aquel día, una vez más su padre le había visitado y en aquella ocasión no pudo escapar y tuvo que ser víctima de el mal humor de este. Como siempre que sucedía que veía a su padre, vestía el uniforme escolar.

Porque le obligaba. Porque le tenía miedo.

Abrió la taquilla con brusquedad cuando varios papeles cayeron al suelo.

Confuso, se agacho para recogerlos con una de sus manos abriendo mucho sus ojos. Eran información sobre universidades con sus propuestas de medicina e información sobre esta carrera.

Una involuntaria sonrisa surcó sus labios. En parte porque sabía, sobretodo tras la noche anterior tras los gritos del borracho de su padre, que nunca podría estudiar aquello que le gustaba.

Pero también porque sabía quien era la persona que lo había metido en su taquilla y con que fin.

Cerró la taquilla de un portazo chocando contra otros estudiantes, sin importarle su próxima clase.

Fue hasta el despacho de Jinki y sonrió cuando lo vio ahí tecleando sobre su portátil, había logrado aprenderse el horario del profesor.

-¿Qué haces aquí?-preguntó Jinki sorprendido al verlo llegar y cerrar la puerta a su espalda.

-¿Qué es esto, profesor Lee? ¿Acaso tenéis permitido colocar “publicidad” en la taquilla de los alumnos?-preguntó pícaro.

-Yo no sé nada.-contestó inexpresivo, Taemin se rió y a Jinki se le escapó una breve sonrisa.-O quizás sí.

Taemin se acercó a él y miró los papeles que tenía en la mano.

-No me sirve de mucho… pero gracias. Por tomarte la molestia de buscarlos y ponerlos en la taquilla… gracias.-Taemin no estaba acostumbrado a agradecer nada a nadie ni mucho menos a tener aquella sonrisa de oreja a oreja en la cara, pero no se sintió avergonzado porque su profesor tenía una exactamente igual.

-En vez de agradecerlo al menos léelo. Solo para satisfacerme.

Taemin vio una vía de escape de aquel momento absurdamente tierno.

-A lo mejor debería satisfacerte de otro modo para agradecerte.-ronroneó acercándose peligrosamente y colocando sus manos sobre el cierre del pantalón del profesor, quien dio un respingo.

-¡Taemin! ¡La puerta no está cerrada con llave!

Él solo pegó una carcajada antes de agacharse.


Taemin esperaba en la parada del autobús a que Jinki saliera de su reunión del claustro de profesores para que le llevase a su casa, pero estaba aburrido de esperar y caminó de nuevo hasta el colegio. Se sentó sobre uno de los muros que daban a la vista el aparcamiento de los profesores para así saber cuando saldría Jinki, y se dispuso a beber el refresco que compró poco antes en una de las máquinas expendedoras.

Esperó hasta que algunos de los profesores comenzaron a salir, tiró la lata al suelo dispuesto a colocarse de pie cuando vio a Jinki salir con Jessica.

Entrecerró sus ojos y una mueca formó sus labios mientras veía como caminaban juntos y Jinki reía por algo presuntamente gracioso que había dicho Jessica. Se acercó sigilosamente para no quedar a la vista de los profesores porque sería raro que estuviese a aquellas horas aun en el recinto escolar. Ambos quedaron quietos, despidiéndose con dos idiotas sonrisas, dos idiotas sonrisas que Taemin quiso eliminar a base de violencia.

-Nos veremos mañana, Onew.

-Sí, hasta entonces.-sonrió Jinki, ambos iban a separarse pero la rubia tropezó con uno de sus altísimos tacones y Jinki la sujetó con fuerza.

“Maldita furcia.”

-Lo siento.-rió Jessica.

-No es nada.

Esta vez sí, cada uno se fue por su camino pero Taemin tenía ganas de golpear a alguien, creía que la capacidad neuronal de Jinki era demasiada alta para mantener siquiera una conversación con la profesora con instinto de Barbie, y escucharla llamarlo Onew le produjo un malestar en su pecho.

Se fue por donde vino y por el camino Jinki pasó con el coche.

-¿No venías hoy a mi casa?

-Paso. Lárgate.-gruñó entredientes, girando una esquina para dejar a un confuso y sorprendido Jinki atrás.


Jinki estaba contento de encontrar aquel libro que tanto quería leer en la pequeña librería cerca del instituto. Se dispuso a ir a caja a pagarlo cuando un anuncio en grande le llamó la atención.

Un famoso escritor había sacado su nuevo libro apenas dos días antes y aquel mismo día estaba a dos manzanas firmando ejemplares. Pasaría de largo si no fuera porque recordaba que aquel era el autor favorito de Taemin.

El menor lo había ignorado por días sin que él supiera la razón, siempre había sido él quien le había buscado y no sabía si tomarse aquello como si el alumno estuviera cansado de aquel juego, aunque en su interior algo se rompía cuando pensaba en aquella posibilidad.

Pero él quería darle aquel regalo. Quería comprarle aquel libro. Puede que después el adolescente lo rompiera y lo tirara al suelo pisándolo para a continuación escupirle en la cara, pero aún así quería ofrecérselo.

Cogió un ejemplar.


Esperó a su última clase en el aula de Taemin, y cuando tocó el timbre aprovechó su autoridad como profesor para hacer que Taemin esperase a que el resto de sus compañeros salieran del aula para acercarse a él.

Taemin le dirigió una arrogante mirada levantando su mentón, Jinki tragó saliva sintiéndose estúpido.

-¿Qué quieres?-le preguntó su alumno de mala forma, Jinki sonrió a base de vacilaciones.

-Tengo… bueno… Lo vi y pensé… da igual lo que pensara, el caso es que…

A Taemin le encantaba ver a su profesor tartamudear con aquella mano en su nuca, pero quería salir del lugar cuanto antes y Jinki no se lo estaba dejando fácil.

-Creo que este es tu autor favorito.-finalizó Jinki sacando de su maletín el grueso libro, Taemin le echó un breve vistazo y asintió.

-¿Y?

-Te lo compré.

Taemin enmudeció.

-¿Por qué?

-Ash…-a Jinki le avergonzaba aquello más de lo que esperaba-el autor estaba ese día firmando ejemplares y creí que sería una buena oportunidad de conseguir un libro autografiado.

Le mostró la primera página y Taemin vio allí una dedicatoria con su propio nombre, en contra de su voluntad sus mejillas se tiñeron de granate y bajó levemente la cabeza, casi tímido.

-Gracias.-dijo con voz queda, aceptando el libro.

Quedaron así los dos, en silencio, ninguno sin saber que acababa de ocurrir, si aquella había sido una pelea que habían solucionado o simplemente cada uno tenía su propio espacio hasta que el otro llegara, lo único que sabía Jinki en aquel momento era que tener a Taemin así, delante suya avergonzado evitando su mirada, le inundaba de una ternura que nunca imaginó sentir.


El cuerpo sudado subía y bajaba con rapidez auto penetrándose en aquella habitación levemente iluminada por la luna, Jinki desde abajo sujetaba por las caderas a su alumno mientras con la otra mano tomaba el miembro del menor.

Taemin se vio a punto de acabar, y cuando llegó Jinki le siguió al poco, el vientre de este quedando lleno por la semilla del castaño.

El más joven cayó sobre su profesor, y este automáticamente lo rodeó con los brazos.

-Te quiero.

Quedaron totalmente paralizados, no se movieron mientras Taemin seguía encima de Jinki y trataban de asimilar aquellas palabras.

Jinki quisí golpearse con fuerza la cabeza hasta que no quedase nada de esta. No supo porque habñia dicho aquellas palabras y se arrepentía profundamente, esperaba con seguridad que el menor se levantara, se visitera y saliera por la puerta para no volver más, pero continuaba ahí, entre sus brazos reposando la cabeza en su pecho.

Taemin temía respirar, no daba crédito a lo que había oído y era incapaz de creerlo totalmente, esperó a que añadiera algo y en vistas de que no lo hizo siguió en su posición temiendo mover algún músculo. ¿Habría sido aquello por el momento? No quería saberlo.

Como ninguno dijo nada por miedo, quedaron así dormidos, uno encima del otro y navegando aquellas palabras por sus mentes toda la noche.


Cuando Jinki despertó encontró la cama vacía con las manchas de semen de la noche anterior, buscó a Taemin por toda la casa y no lo encontró. Se rascó los ojos con una mano, sonriendo con ironía, definitivamente Taemin se había ido después de sus energúmenas palabras. Se dirigió al baño y escuchó el grifo de la ducha. Abrió la puerta y dentro estaba Taemin desnudo con el agua cayendo sobre todo su cuerpo.

-No sabía que estabas aquí.-confesó Jinki entrando sin pudor, Taemin le miró surcando una pequeña sonrisa en su rostro.

-Porque no sabes donde encontrarme.-esperó a que estuviera lo suficiente cerca para agarrarlo del brazo y meter al mayor en la ducha, el agua le pegó de pleno mientras sus labios se encontraban entre sonrisas.

Jinki acarició la piel del menor mojada a través del agua mientras este enroscaba sus brazos alrededor del cuello, estuvieron besándose durante lo que les pareció una eternidad, saboreando sus labios y jugando con sus lenguas hasta que Jinki puso a Taemin contra la pared y se separó brevemente para mirarlo a los ojos.

Taemin le devolvía la mirada con soltura y sus labios volvieron a encontrarse, mientras subía al menor sobre su cintura.

Estuvo repartiendo caricias sobre el abdomen y pene del menor mientras introducía sus dedos, este desahogaba su dolor chupando el cuello del profesor y agarrando su mojado pelo, esperó a que sacara sus dedos y levantó la cintura tanto como pudo para recibir a su maestro.

Soltó un quejido hundiendo su cara en el cuello del mayor, su respiración se había agitado y apretaba fuerte sus ojos hasta que movió levemente la cadera para que Jinki le correspondiera. Este lo mantuvo con ambas manos y sin apartar sus ojos de los de Taemin hizo su primera embestida, saboreando la estrechez del adolescente. Este gimió del dolor, pero las embestidas siguieron hasta que tocaron un punto personal de su interior.

Instintivamente arqueó su espalda abriendo mucho sus ojos, Jinki no solía encontrar aquel punto tan rápido. Con una sonrisa torcida Jinki siguió dando en aquella parte viendo como su alumno se deshacía entre sus brazos.

Las embestidas eran continuas y Taemin quería pedir misericordia, si seguía ahí podría morirse ahí mismo del placer. Los jadeos escapaban de sus labios mientras sus uñas se clavaban en los hombros de Jinki cuando.

-Onew…-jadeó cuando cogieron su miembro, no sabía a donde atenderse y sólo se dejó llevar por sus emociones.

-Onew… ¡Onew!-nunca antes había pronunciado el nombre de alguien en aquella situación, pero sus labios se negaban a pronunciar otra cosa que no fuera aquella mágica palabra.

Jinki por su parte decía el nombre de Taemin entre roncos suspiros que chocaban contra el cuello del menor, estuvieron un rato así hasta que Jinki se corrió y al poco Taemin le seguía.

Quedaron quietos dejando que el agua corriese entre ellos cuando Jinki movido por un impulso besó la frente de Taemin y salió de él, el menor estaba desorientado y solo pudo aceptarlo.

Se miraron fijamente con los rostros chorreando.


-¡Esas son mis galletas favoritas!

-Lo sé.

Ambos se habían secado ya, y Jinki estaba poniendo una lavadora cuando encontró a Taemin atacando sus galletas con forma de pollito.

-¡Esas galletas no!-Jinki fue con intenciones de arrebatarle el paquete pero su alumno se levantó de la silla corriendo levemente por la cocina, estuvieron rodeando la mesa hasta que Jinki le alcanzó y lo colgó sobre su hombro.

-¡Eres un obsesionado del pollo!-le dijo Taemin entre risas mientras colgaba entre los hombros de Jinki, este le sacó la lengua y Taemin introdujo una de aquellas galletas en la boca.

Nunca había aprendido a confiar en nadie, pero Jinki le inspiraba un sentimiento nuevo, no confiaba pero quería hacerlo. Y aquello le asustaba, porque todas las personas le habían dado la espalda y aún no sabía cuando lo haría Jinki.

Pero… viendolo de nuevo con aquella estúpida sonrisa que tanto le gustaba ahora no pudo evitar darse cuenta de que aquello debía ser lo que muchos llamaban amor.


Última edición por Wina el Dom Feb 05, 2012 10:51 am, editado 1 vez
Wina
avatar

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Bithae el Dom Nov 06, 2011 1:16 pm

aparto


PRIMER POST~



Waaaaaa me muero... -muere de amor- jajaja y es que aunque sean 'salvajes' se quieren pero son tontos y tienen miedo de aceptarlo xD aunque Jinki la regó muajaja le dijo te quiero~ awwww :D

Aun no entiendo que más le dice el papá para que Taemin se ponga así, la vdd cuando estaba llorando y explicándole cosas a Onew... una idea descabellada y horrorosa cruzó por mi mente pff! pero no la diré jaja porque puede que esté equivocada xD

Espero la conti awww está muy interesante, tu historia me gusta mucho, es bastante lemonera misteriosa jajajaja

Nos leemos luego ^3^
Bithae
avatar

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Nina_Lee el Dom Nov 06, 2011 2:48 pm

apartooo

waaaaaaaaaaaaaaaa!! taemin ya descubrio que es amor! y onew le dijo que lo queria!!

que lo digan de una vez! y quiero saber cual es el problema que tiene tae con su papá! aprte de que le grite me parece que hay otra cosa!

ahhh y tae se puso celoso por jessica jajajajajaja pero es que no debe bajar la guardia! xD

esperare el porximo capitulo! cuidate bye bye


Última edición por Nina_Lee el Vie Nov 11, 2011 6:30 pm, editado 1 vez
Nina_Lee
avatar

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por mitaemin el Lun Nov 07, 2011 9:54 am

me encanta este ontae lo mo y tu lemon genialllll sigo la historia capitulo por capitulo continuaaaa siisi tienes que continuar me encanta jajaaj amo este ontaeee lo amooooo
mitaemin
avatar

Femenino

I ♥ taemin
Mensajes 609

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por .ÍrisFlx' el Lun Nov 07, 2011 10:44 pm

♥.♥!
Enserio, No Sabia que me gustaba Tanto El Ontae hasta que comense A Leer tu Fic!C: &Es Que AHHHHHHHHHH!x3 Taemin es tan Rebelde e inocente a la ves'(6)
& Onew Es Tan Estupido:3, pero asi me gusta!♥
Ait, esqe me dan un no se qe!x3 &el Te quiero de Onew Tan tierno:3
&el padre de Taemin me da miedo &todavia no se que le a echo:C pero debio de haber sido algo para traumarlo asi:C Eiiiiiiiiit!x3 Ya quiero el proximo Capi!x33 Por favor'qw! es qe enserio me gusta tu fic'C:

Bai'C:
.ÍrisFlx'
avatar

Femenino

I ♥ .TaeminBaby &KeyDiva'♥.♥
Mensajes 143
http://www.facebook.com/Dnnie.Geisterfahrer

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Taeli~♥ el Mar Nov 08, 2011 12:04 am

asdasdasdasdas >.< admito que este es mi 1er Ontae *3* ( por que no se... :/ no me llamaba mucho la atención... soy mas fanática al 2MIN) PEROOOOOOOOOOOO!!
OH DIOS MIO!!! amooo tu fic >.ahora por tu causa me volveré adicta al ontae!!! *3*!! asdhioaugijbsodfiuqgwjawbfiyqabjbvawruifgtqawibfgasdbhfulaywegqriqwgrfihb quiero actu prontoooo!!! en verdad lo adooro!! *3* y no se no imaginaba a un Taeminnie "ruder" pero aquí si xDD LOL adsadadasdasdasda espero que minnie le diga pronto sus sentimientos a onew *3* bueno sin mas espero la acut pronto ò.o! nos leemos!! :DDD!!




---------------
soy yo o no aparece todo O.O!! aishh... - muere x-x -


Taeli~♥
avatar

Femenino

I ♥ Taemin:D
Mensajes 40

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por pOly el Lun Nov 14, 2011 10:57 pm

OMG!!! me encanta enserio tu fic
esta super linda, en serio me encantaaaaa...
ya quiero saber que sigue
pOly
avatar

Femenino

I ♥ Minho♥ y Jonghyun♥
Mensajes 78

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Wina el Vie Nov 25, 2011 3:08 pm

Spoiler:
FabMin Jaja, sí, son salvajes, pero sobretodo tontos xD Mmm... he leído demasiados dramas de Taemin y me imagino que imaginaste ?) xD pero creo que no es eso xD LOL En el otro sitio se me quejaron de que había demasiado lemon, jaja, me alegro que eso a ti te guste xD

Nina_Lee Ahora pongo lo del padre ^^ (y este fic dejara todo el misterio u.u) ¿Ves? La presencia de Jessica en este fic es buena, aflora los celos de Taemin xD Bye ^^

mitaemin Guau, gracias *__* Este es mi primer lemon así que me siento muy contenta, jaja ^^


.ÍrisFlx' Oh, sí, el Ontae es poco apreciado, me alegro que te guste más xD Todo el mundo llama estúpido a Onew, tengo que hacer algo para arreglarlo xD Muchas gracias *.* ¡Espero que te siga gustando! ^^

Taeli~ A mí también me gusta el 2min, jiji, pero me siento halagada de que leas este Ontae aún así ^^ Tardo bastante con las actus u.u así que lo siento. Taemin no podía ser siempre dulce :P

pOly Gracias por leer, espero que te continúe gustando :3

Capítulo VI

Jinki no dejaba de lanzar miradas desoladas a aquel pupitre al fondo del todo de su clase.
Se encontraba en frente de la pizarra explicando unos ejercicios complicados del condicional, pero no podía evitar que sus ojos quedaran prendados de aquel chico que tosía constantemente y tenía un color poco frecuente en su cara. Taemin ocultaba la mitad de su rostro con una gruesa bufanda oscura con la cabeza gacha, con una mano en su frente tratando de templar ésta con la frialdad de su mano.

Jinki creyó que no sería raro que un profesor se preocupase por la salud de un alumno por lo que interrumpió su charla para dirigirse a su alumno.

-Lee, ¿desea ir a la enfermería?

Era incapaz de llamarlo Taemin en clase rodeado de alumnos.

-No.-prácticamente gruñó sin mirarlo.

Jinki suspiró, anteriormente hubiera insistido pero ya sabía que insistir no era una técnica que funcionase con el castaño, por lo que continuó con su explicación.

Pero durante el recreo prácticamente tuvo que secuestrarlo para llevarlo a su despacho.

-¡Estas ardiendo!-exclamó Jinki tras comprobar su temperatura con la mano, Taemin se separó con manotazos recolocándose la bufanda.

-No es verdad.

-Taemin, vete a casa.

-¡No quiero!-lo miró y expulsó un ápice de sinceridad-Mi tío no trabaja hoy, ¡no quiero verlo!

El profesor se lo quedó mirando unos instantes, comprendiendo que la situación familiar de Taemin era delicada. Sacudió la cabeza, ¿¡qué diablos ha pasado con tu sensatez, Jinki!? Le quedaban dos horas de clase con los más pequeños, no es como si pudiera coger al menor, meterlo en el coche y llevárselo a su casa… aunque estaba seguro que sus alumnos celebrarían su ausencia.

Ignorando aquella voz de su conciencia que le decía lo contrarío, jaló del brazo a un sorprendido Taemin.

-¿Qué haces?

-¡Mírate, te cuesta mantenerte en pie!-era verdad, al menor le temblaban las piernas.

-¿Y qué con eso?

-¡Pues que necesitas descansar! Descansa en mi casa.

-Espera…-Taemin forcejeó inútilmente unos instantes hasta que se dejó llevar derrotado-Sabes, creo que ya son demasiadas las ocasiones en que me llevas por la fuerza a tu casa.

Jinki no contestó demasiado preocupado en vigilar que nadie los viera salir del colegio juntos, ¡diablos, iban a levantar sospechas desapareciendo los dos así! Confiaba en que la gente creyera en el azar.

Cuando abrió el coche Taemin se recostó sobre el asiento trasero con los ojos cerrados y tiritando de frío, realmente se sentía morir, pero no creía sentirse mejor en su casa.

Cuando llegaron Taemin había empeorado, y Jinki mirando a ambos lados de la calle lo cargó, cerrando la puerta con dificualtad, y como si fuera su esposa después de una boda lo llevó hasta su departamento abriendo a duras penas la puerta de su hogar sin ver como metía la llave. Cuando consiguió introducirla y girarla encendió todas las luces y llevó al pequeño a su habitación, los temblores de Taemin habían aumentado y rápidamente fue a armarios para coger todas las colchas posibles para tirarlas de cualquier forma sobre el cuerpo fino del menor, se puso en la cama en cuclillas quitando las botas militares del menos y añadiendo almohadas debajo su cabeza, viendo que Taemin no respondía a su actos y solo proseguía con los ojos cerrados se desató la corbata y remangándose las mangas de la camisa fue a la cocina para prepararle una caliente sopa.

Entretanto salía y entraba al dormitorio, colocando un termómetro, añadiendo compresas de agua a su frente o simplemente para vigilar que estuviera bien, cuando la comida estuvo lista la colocó sobre una bandeja y con cuidado de no tropezarse como de costumbre, ingresó al cuarto. El menor estaba hecho un ovillo y trató de sentarse para colocarse la bandeja en sus piernas, comió en silencio con la cabeza baja ante la atenta mirada de Jinki.

-¿Por qué haces esto?-preguntó, su voz sonando extraña, Jinki quedó en silencio.

-¿Tengo que tener una razón para hacerlo?

-Nadie hace esto sin razón.-murmuró el menor.

Una respuesta revoloteaba por la mente de Jinki, pero trataba de ignorarla.

-Viene en mi forma de ser… ayudar a los demás.

-No te creo.

-Es verdad-Jinki se quedó pensando y repentinamente sonrió-Mi mascota en Londres era un gato callejero.

Luego se sintió estúpido de aquella comparación, pero una débil sonrisa asomó por la comisura de los labios del menor.

-¿Cómo se llamaba?-en realidad no quería mantener una conversación, ni le importaba el nombre del gato, su cabeza le dolía demasiado pero quería seguir teniendo la voz de Jinki resonando en su cabeza.

Jinki pareció azorarse.

-Nunca he tenido demasiada imaginación… le llamé Street Cat.

Taemin sonrió más abiertamente con el cuerpo adolorido y sintiendo una espesa niebla hacer correr sus pensamientos de forma más lenta, pero no pudo evitar percibir el cambio de rumbo que había tenido aquella conversación; se les daba bien evadir aquel tema.

Jinki observó aquella sonrisa, el rostro de Taemin estaba pálido con las mejillas encendidas por la fiebre, sus cabellos despeinados y grandes ojeras surcando su rostro, pero aún así le pareció su sonrisa la más bonita que había visto.
Entregó la bandeja a Jinki y se recostó de nuevo, cayendo en brazos de Morfeo. El resto del día y gran parte de la noche Jinki estuvo quitando y añadiendo mantans según sudaba o tiritaba el cuerpo del joven, revisando su temperatura y recambiando las compresas de su frente. A veces Taemin estaba conciente y en otras dormía, y aquellas ocasiones Jinki aprovechaba para observar el rostro del menor en profundo silencio repasando las formas de su rostro.

Durmió escasas horas, y cuando despertó a la mañana siguiente sentado sobre su sofá con un termómetro en la mano y con la ropa del día anterior aún puesto tuvo que apresurarse para arreglarse e ir a trabajar. Se puso toda la cantidad de desodorante posible y aprovechó para preparar el desayuno a Taemin.

No supo si despertar al menor, pero este dormía plácidamente con la fiebre disminuida y el rostro cansado.

Miró el reloj. Quedaban tres cuartos de hora para que comenzasen las clases y el colegio estaba lejos. Miró de nuevo el angelical rostro apoyado en su almohada y con un suspiro resignado cogió papel y bolígrafo y escribió una nota que dejó sobre la mesita de noche junto a la comida.

Tras una última mirada a Taemin, salió por la puerta, se sentía raro dejando a Taemin en su casa solo, nunca antes había dejado a nadie en su casa sin él.


Horas más tarde Taemin se movía en la amplia cama, su cabeza le dolía y tenía un poco de frío pero no se sentía demasiado mal, se removió esperando encontrar a Jinki cerca pero se llevó una desilusión al ver que no era así.

Se irguió, llegó a su campo de visión aquella nota, gateó sobre la cama recogiéndola y la leyó.

Involuntariamente una sonrisa surcó sus labios a medida que leía, nunca nadie le había deseado un buen despertar ni le habían amenazado de muerte si cogía unas determinadas galletas con forma de animal de granja, pero el gesto le conmovió.

Se llevó la mano a la cabeza, ya no tenía tanta fiebre y encima tenía un delicioso plato que conservaba su calor gracias a una tapa encima de la mesita, sonrió mientras se llevaba una cucharada en la boca, agradecido por los cuidados de su profesor.


Jinki en la escuela se sentía ausente, se preguntaba si Taemin habría despertado o visto su nota.

-¿Qué te pasó ayer, Onew?

Jinki se giró sorprendido, tras él Jessica le sonreía llevando sobre sus brazos unos libros.

-Me… sentí mal-improvisó correspondiendo a la sonrisa de ella, se apartó de la máquina de café para permitir el paso a la profesora.

-No me extraña en absoluto, en tu clase parece haber habido una epidemia.-rió, Jinki la miró confundido.

-¿Cómo?

-¿No te has dado cuenta?-Jessica observaba con sumo interés como el café caía de la máquina-Ayer cinco de tus alumnos se pusieron enfermos, yo en clase ya les vi mal.

Jinki quedó absorto en sus pensamientos, por lo general era alguien que se preocupaba mucho por sus alumnos, pero de aquella clase solo recuerda a Taemin.



Cuando Jinki llegó no estaba seguro de encontrar al menor dentro, pero en cuento abrió la puerta este apareció en su campo de visión abalanzándose sobre él en un abrazo, Jinki por pura inercia lo sujetó por la cintura tras el golpe y Taemin unió sus labios.

-Vaya-rió Jinki abochornado-que bienvenida más… efusiva.

Taemin se avergonzó arrepintiéndose, la puerta aún seguía abierta y las llaves sobre la mano de Jinki, definitivamente se había aburrido de estar toda la mañana sin hacer nada y verlo entrar le alegró demasiado de lo que se quería reconocer, además quería demostrarle lo mucho que había mejorado en un solo día gracias a él. Jinki viéndolo tan apenado lo salvó de la situación.

-Seguro que es porque tienes hambre y no te dejé comida.-sonrió, Taemin levantó la mirada.- Debes tener hambre.

-Sí.-dijo siguiendo la corriente, no se esperaba que Jinki lo cogiera en brazos.

-Pues vamos a preparar la comida.

Taemin sujetándose por los hombros de su profesor sonrió, exigiéndole prisa, Jinki lo dejó reposar sobre la encimera. Taemin se dedicó a mirar a Jinki mientras cocinaba, de vez en cuando le daba alguna orden que su profesor se aseguraba de ignorar, frustrando sus intenciones de molestar.

Jinki estaba contento de ver mejor al menor, pero aún así lo obligo a recostarse en su cama para prevenir y en la noche tuvo que dejarlo partir. Le extrañó que su madre no llamara a su móvil preocupada, pero estaba seguro que la familia de Taemin no era lo que se definía como corriente.


Cuando el olor de la primavera inundaba las fosas nasales de los alumnos de la escuela de Jinki, este notó como el menor un día le evitó a toda costa, caminando con la cabeza agachada y el cabello ocultando su rostro.

Cuando repartió los controles tendió el suyo a Taemin quien no levantó la cabeza. Jinki, exasperado, se sentó de nuevo sobre su escritorio. Esperó a que la clase terminara y luego no supo que hacer.

Quería hablar con Taemin pero no quería aprovecharse siempre de de su estatus como profesor para obligarlo.

Pero si el menor tenía algún problema con él debía avisarle, ¿no?

De cualquier forma, terminó llamándolo mientras sus compañeros salían, Taemin al principio lo ignoró y siguió su camino pero de repente paró, quedó un momento quieto y esperando a que el último de todos los alumnos saliera habló.

-¿Qué quieres?

A Jinki le molestó que no se molestara en levantar la cabeza.

-Te va a dar tortícolis si sigues caminando de esa forma.

El menor chasqueó la lengua en señal de disgustó e iba a continuar su camino si no fuera porque Jinki le volvió a interrumpir.

-Espera.

Se le acercó, a cada paso que daba el menor agachaba más la cabeza, hasta que quedó en frente suya.

-¿Qué te pasa?-preguntó, en realidad quería preguntar por qué no le miraba a la cara.

El más pequeño apretó con fuerza su puño, dejando marcas ahí donde sus uñas apretaban.

Imaginaba como sería la escena, él evitando a toda costa ser visto por el profesor pero él gracias a su molesta insistencia acabaría por descubrirlo.

Un impulso impropio de él, la de mostrar sus males a personas ajenas, se instaló en él, levantó la cabeza con soltura mirándolo directamente a la cara desafiante.

-Nada.

Dejó que los ojos de Jinki viajasen por su rostro quedando parados sobre su ojo izquierdo y la comisura de sus labios.

Jinki lo miró en silencio, si bien era un adolescente problemático no lo imaginaba en peleas callejeras, simplemente su constitución no lo permitía, la fuerza de Taemin escapaba por la boca. ¿De dónde había salido aquel moratón en el ojo? ¿Quién le habría partido el labio?

-¿Quién te ha hecho eso?-se atrevió a preguntar inseguro de que el menor respondiese.

-¿Qué más da?-murmuró este, salió de la clase dejando solo a Jinki.


Sin embargo, Jinki comenzaba a descubrir el método de sacar respuestas a su alumno, aquella tarde lo llevó a su casa, lo besó durante el camino, lo llevó hasta el dormitorio y estuvo hasta el último momento tentándolo.

Habían caído ambos sobre la cama, Taemin debajo de Jinki agarrando del cabello a éste mientras pasaba su lengua por toda la cavidad bucal del profesor, cuando Jinki se separó abruptamente, jadeando para tomar aire.

Fue claro y conciso.

-No hay sexo hasta que me digas quien te hizo lo del ojo.

Taemin abrió la boca sorprendido. Sin acabárselo de creer se lanzó encima de su profesor tratando de llegar a sus labios, pero éste le separó colocando sus manos en su pecho. Quizá no debería entrometerse en la vida del chico, pero el color de aquel moretón era muy oscuro, y su ojo presentaba una leve rojez.

-¡Eres realmente cotilla!-le echó en cara ofendido, Jinki se encogió de hombros.

-Obtengo lo que quiero-Taemin hubiera querido decir muchas cosas sobre aquella frase, pero se las guardo por el semblante serio del profesor, miró las sabanas, una parte quería reconocerlo, no por el sexo, sino porque en Jinki se sentía en confianza y no tenía temor de hablar sobre si mismo. Aunque lo odiara.

-Lo hizo mi padre.

-Eso no es nada insólito.

Taemin lo miró fijamente.

-Te recuerdo que también vengo de una familia rica.-se explicó.- Pero nunca me golpearon tan fuerte…

Recordó los temblores del menor cuando pensaba en su figura paterna.

Se acercó a él, recordando su juventud y sus largas horas hablando con sus amigos quejándose del núcleo familiar… Taemin no tenía amigos, ¿cómo se desahogaba?

-¿Por qué lo hizo?

El menor no lo miró.

-No tuvo ningún motivo… nunca lo tiene.

-Simplemente… ¿lo hace?

-Sí… por eso odio cuando llega a casa-bajó más la cabeza-No debí decir que mi madre es una zorra.-susurró.

-¿Por qué?-preguntó sin entender.

-Le odio, le odio con toda mi alma.-Jinki no sabía porque se lo decía.-Pero ella… dejó a mi padre… cuando yo era un niño. Porque yo veía una serie de médicos. Porque se me ocurrió decir que me gustaría ser medico de mayor. Y me tuvieron que llevar al hospital por la paliza que me dio mi padre.

Jinki vio alarmado como pequeñas gotas se formaban en los ojos del menor.

-Estuve tres días hospitalizado… ella le dejó por mí. Y…pero…-comenzaba a llorar, Taemin se sentía estúpido pero ya había comenzado a hablar y se lo quería contar todo a Jinki, fueron demasiados años callando.-Él siempre me pegaba a mí y a ella… pero desde el divorcio, él a veces viene a casa y…-enmudeció mirando a otro lado, Jinki le pasó el brazo por los hombros.

-Venía a casa y la violaba en frente de mí.-ahora el menor sí que lloraba-no tenía donde ir y solo podía ver como la violaba y ella gritaba sin poder hacer nada… nunca pudo llamar a la policía… él es demasiado poderoso. Supongo que llamó a su hermano para poder defenderse-lloró más fuerte-pero todo fue a peor.

-¿Por qué?-preguntó Jinki, estaba asustado de lo que oía decir del menor.

-A mi hermana… él, a mi hermana-tartamudeaba-le tocaba… y le obligaba hacer cosas-enterró su cabeza en el hombro de él.-Por eso se fue tan rápido de casa.

-Taemin… Taemin, eso debe saberlo la policía.

-¡No! Demasiado poder… sólo…dejo que mi madre se acueste con tantos hombres quiera hasta que él llegue a casa. Que mi tío traiga putas a casa. Que mi hermana no me mire a la cara. Pero mi padre debe seguir en su posición empresarial.

Jinki se separó mortalmente serio.

-Todo eso se debe denunciar, no puedes decirme eso y que no haga nada…-el menor negó frenético con la cabeza.

-¡No! Yo he confiado en ti… no puedes decir nada.-Jinki dejó de respirar, lo que más quería era la confianza de Taemin, pero no podía dejarlo todo simplemente así. Sin embargo, viendo el rostro lloroso del menor con su ojo hinchado lo único que hico fue coger su cara entre las manos y llevar sus labios hasta el ojo izquierdo suavemente, sin apretar demasiado para no herirle, y dejó sobre un dulce beso.

Hubo tantos sentimientos e aquel beso que Taemin tembló entre sus manos cerrando los ojos, permitiendo que los labios de Jinki curasen todas las heridas de su interior.


Otra noche ambos estaban en la cama desnudos con las sabanas desparramadas por el suelo, tumbados uno al lado del otro, uno con una expresión huraña y el otro sonriendo divertido.

-Te has lucido… ¡te has lucido, Taemin!-gruñó.

El otro dio una risita como respuesta.

Jinki recolocó aquel espejo sobre la mesita suspirando, no había nada que hacer, la marca que le había dejado el menor era demasiado grande para taparla con el cuello de sus camisas, ¿debería llevar una bufanda al día siguiente en el instituto? Moriría de calor.

-¿No podías haberlo echo un poquito más bajo?-preguntó entredientes, el otro volvió a reír por su pregunta, era las únicas contestaciones que daba.

-Exageras… todo el mundo sabe que los profesores tienen su vida social, no pasa nada de que vayas con eso pintado en el cuello.

Jinki le fulminó con la mirada.

-¡No esta bien visto que llevemos marcas de todas formas! Agh, ¿qué pensaran los alumnos? ¿Y si me ve Yunho? No parezco gustarle.

Taemin sonrió más ampliamente, satisfecho.

-No estaría mal que los alumnos lo viesen… ¡ja! Luna se sienta en primera fila, será imposible que no lo vea.

Jinki giró el cuello para verlo.

-¿Y qué si lo hace?

Taemin seguía riendo viendo algún punto invisible de la habitación.

-Que entonces no tendrá tantas ganas de lamer el culo y mantendrá una distancia apropiada de lo que no le pertenece.

Jinki miró el techo, aquellas palabras le habían sonado inyectadas de celos, y los celos eran algo que no cabían en su… relación, sea del tipo que fuese. Quería preguntar si realmente lo eran pero no lo hizo, en su lugar se movió para colocarse sobre el cuerpo de su alumno.

-Vas a pagarme con intereses lo que me has hecho.-dijo mientras ascendía para agarrar con sus dientes uno de los rosados pezones del castaño, éste, que no lo esperaba, abrió la boca sin producir sonido alguno. Jinki fue pasando lengua lentamente por cada uno de ellos para después succionarlos y morderlos levemente, consiguiendo que de la boca del menos salieran pequeños jadeos.

Subió hasta su cuello dispuesto a cobrarse su venganza.

Taemin enterró una de sus manos en su cabello, cerrando los ojos y dejando salir los gemidos que provocaba Jinki, notaba sus dientes morder su piel y su lengua acariciar su nuez.

-Onew…-jadeó, Jinki ascendió por la mandíbula quedando sus labios sobre los de Taemin y lo miró a los ojos.

-Ahora que lo pienso… ¿Qué fue de ahjussi? Creí que me llamarías así.

Taemin creó una sonrisa coqueta y paseó sus manos por los brazos y la espalda de Jinki.

-Oh, pero ahora no te estas comportando como uno… profesor~.

Pocos después, mientras estaban abrazados debajo de las sabanas, Taemin contemplaba el rostro de su profesor dormir, su expresión serena mientras sus brazos lo acogían en su pecho, casi posesivamente. Gracias a la luz de la luna que entraba por la ventana le era más fácil contemplarlo con ojos brillantes, hasta que seguido por un impulso se removió entre sus brazos para dar un fugaz beso en los labios de Jinki.

-Onew… Onew Sunbae. Te quiero.-susurró-¿Qué debo hacer? Te quiero.-suspiró apoyado sobre su hombro-Yo… te lo diré algún día… cuando estés despierto.


-Taemin.-el castaño levantó la mirada, estaba en una esquina del patio con sus cascos colocados sobre las orejas, pero aún así pudo escuchar perfectamente a la persona que lo llamó. Se los quitó lentamente para lanzar una mirada interrogativa a la persona que había interrumpido su momento de música.

-¿Recuerdas lo que te pedí?

El castaño se golpeó mentalmente por olvidarse y se levantó mirando la hora.

-No te preocupes, me sé de memoria su horario.-dijo, sintiéndose levemente mal.

-¿Y cuando dirías que debemos ir?

-Mmm… Ahora.

Taemin cogió a Changmin del brazo para llevarlo al interior del centro, subieron las escaleras para llegar a la planta donde estaban los despachos de los profesores. Sí, se sentía mal de aprovecharse saber el horario de Jinki para entrar a hacer aquella intromisión, pero era algo que había prometido a Changmin desde hacía semanas en que lo ayudaría y saber que había sido Jinki no le había echado hacía atrás.

Caminaron cautelosamente hasta llegar en frente de la puerta del profesor de inglés y sacó la llave de su bolsillo, introduciéndola en la cerradura para abrir la puerta y entrar tan rápido como podían para volver a cerrarla velozmente.

Taemin miró al que probablemente era su único amigo. Changmin, al igual que él, sufría problemas familiares y si volvían a expulsarlo del colegio estaría metido en un buen lío. Por eso le había pedido que le ayudara a entrar en el despacho de Jinki a coger su libreta de faltas y quitarle la suya: era algo que Jinki probablemente iba a olvidar.

Comenzaron a rebuscar en los cajones la libreta tratando de no cambiar de lugar ningún objeto. A pesar de pedirle el favor, Changmin lo hizo por sabía que Taemin era bueno colándose en los despachos, pero hacía mucho tiempo que no hablaban.

-¿Qué ha sido de ti? No nos hemos hablado por un tiempo.-comentó mientras cerraba un cajón, Taemin revisaba algunos formularios.

-Mmm… nada.-ante su negativa de hablar no insistió más.

Changmin vio una mancha blanca debajo de la mesa y se echó a reír.

-¿Sabes? Estoy seguro de que este tío con cara de idiota se tira a la Hanna Montana.

Taemin le miró.

-¡Onew no se acuesta con Jessica!

Changmin quedó confuso.

-¿De quién me estás hablando?

Taemin resopló y tomó aire.

-De nadie.

-¿Sabes? Lo que te hace falta es un buen polvo.

Rió.

-Te equivocas.

-No, en serio, ya me han dicho Minho y Yoochun que nunca te vas con ellos. ¿Qué te pasa Taemin?

Él se dio cuenta que la pregunta iba más allá de sus relaciones sexuales, había cambiado y eso a Changmin le extrañaba, dejó un bloque de folios donde estaba quedando en silencio.

-Comencé a acostarme con una persona… y no sé cómo… pero ahora me gusta bastante.

Changmin se quedó en frente de él tratando de leer las expresiones de su rostro.

-¿Gustar? ¿En que sentido?

Taemin bajó la mirada.

-En el sentido de gustar y ya está. Me gusta mucho, me… parece que…-calló azorado.

-Dios, Taemin. Nunca imaginé eso de ti.

Rió levemente.

-Ni yo.

-Pero no te veo marcas… ¿es malo en el sexo?

Clásico de Changmin pensar solo en ello.

-Claro que tengo marcas… lo que no le gusta hacerlas en lugares visibles.

-Bah, suenas demasiado cursi, realmente pareces querer casarte en una iglesia estilo casa de la pradera. Di adiós al buen sexo.

-¡Te digo que no es así!

Se levantó la camiseta, con Changmin nunca tuvo pudor ninguno en mostrar su cuerpo.

-Mira todo eso, ¡prácticamente me come!-Taemin se veía en la necesidad de defender a Jinki en la cama.

-No veo demasiado.-con su propia mano levantó más la camiseta para inspeccionar las marcas, cuando la puerta se abrió.

Ambos movieron la cabeza al unísono para ver a un Yunho cargado de papeles con una mano en la puerta.


-¡No tenéis vergüenza! ¡Ya se me hacia raro no pillaros de nuevo de esa forma! ¡Pero en el despacho de un profesor! ¿Qué ha pasado con vuestra dignidad? Me da igual vuestras familias, ¡vais a quedar un mes expulsado!

Yunho solo vociferaba y ellos se mantenían impasible ante él, no era de extrañar por el pasado de ellos que se lo hubiera tomado así, de todas formas no hicieron nada para negarlo.

Esperaron ahí hasta que Yunho dijo las palabras mágicas que contrajeron el estómago de Taemin.

-Avisaré de vuestros tutores de lo ocurrido y quedares expulsados. ¿E qué se ha convertido esta escuela?

-En lo que tú has dejado por dinero.-contestó Changmin demasiado bajo para que lo oyera, pero ahora Taemin solo podía pensar en el acompasado ritmo de sus pulsaciones, ¿qué iban a decirle a Jinki? ¿Qué iba a pensar él? ¿Si le explicaba lo sucedido le entendería?

Notó su estomago removerse en el teimpo que tardaban los tutores en presentarse en jefaría, su corazón latió más rápido cuando Jinki entró por la puerta haciendo una leve reverencia hacia el director y sonriendo.

Maldición. Se veía demasiado guapo, y no quería estar presente en lo que aquella sonrisa iba a ser lentamente borrada, vio con horror como se sentaba junto a TaeYeon para escuchar lo sucedido.

-Me he encontrado a estos alumnos en el despacho de Lee a punto de quitarse la camiseta. Obviamente no hay que tener demasiada imaginación para saber lo que iban a hacer, y como encuentro esto demasiado grave quiero que firméis los permisos para que sean expulsados.

TaeYeon asentía pero a Jinki se le veía demasiado confuso

-No lo entiendo… ¿qué hacían en mi despacho?

TaeYeon se acercó a él.

-Es frecuente encontrar al alumno Shim y Lee haciendo… eso… ya sabes, en instalaciones del colegio.-susurraba- Hoy ha tocado en tu despacho. Se siente.

Jinki no daba crédito a lo que oía.

-Qué… ¿Qué lo hacían… en mi despacho?

Yunho dio un golpe en la mesa. Estaba furioso.

-¡Sí, esos dos mocosos aprovechan cualquier lugar del colegio para revolcarse! Gracias a ellos la fama del colegio descendió en picado el curso pasado, ¡no quiero volver a recibir de nuevo tantas quejas!

-¿Está bien hablar así de los alumnos en su frente?

Yunho lo taladró con la mirada.

-Reza para que no te expulse para siempre ni permita a tus descendientes venir aquí.

Changmin bufó, Taemin no perdía de su mirada a Jinki, pero éste estaba absorto en los papeles que les presentaba en frente.

Taemin pedía interiormente que Jinki le dirijese aunque fuese una sola mirada, cualquiera le valdría para mirarlo a los ojos. Quería negarlo todo y borrar aquella arruga que se había formado entre las cejas del mayor, pero no podía hacerlo porque entonces acabarían ambos metidos en un buen lío.

Cuando los sacaron de la sala para continuar ellos su reunión Jinki continuaba mirando la mesa, pasó lo más lentamente posible para captar su atención, pero ésta no llegó.

Cuando salió sintió que el aire no llegaba a sus pulmones y necesitó tomar aire a bocanadas, ¿por qué se ponía así? Podría decirle lo absurdo que había sido todo cuando estuvieran a solas y arreglarlo de nuevo.

Pero no podría negar que sus aventuras en aquel institutos habían sido muchas, sin embargo… no tuvo estuvo con nadie desde que le conoció a él.

Se dirigió al aula a recoger su mochila, estaba expulsado y tenía que salir del instituto, aquella misma tarde iría y se lo explicaría a Jinki.


Cuando Jinki quedó a solas en su despacho se apoyó a una pared y rascó sus ojos con los dedos índice y pulgar de su mano. Una sonrisa irónica escapaba de sus labios. ¡Había sido tan estúpido! Obviamente para el menor todo aquello no había sido más que un juego y podía estar con otros… pero él era tan inútil que simplemente se había enamorado de su alumno. Era tan patético.

Quedó pensando unos segundos en silencio sin borrar su sonrisa; había dejado llegar aquello demasiado lejos y se había convertido adicto al adolescente, no tanto al adolescente gimiendo como al adolescente sonriendo.

No le había importado tanto saber que Taemin tenia relaciones con otros hombres; sino darse cuenta de que él era solo un juguete más del menor.

Miró de nuevo sus papeles tomando una apresurada decisión.

Sacó su móvil del bolsillo delantero de su chaqueta marcando un número y esperó unos segundos a que alguien descolgase al otro lado del auricular.

-Hey, Jjong… ¿tienes espacio para mí durante una temporada?


---->Clickame >.<

Taemin bajó apresurado del bus, había tenido que discutir con su tío y aquello le había retrasado más de lo planeado. Corrió todo lo que pudo hacía las escaleras que llevaban a la puerta del profesor y tocó al timbre.

No vio el coche que pasaba por aquella misma calle con Jinki en su interior.


El propio Jonghyun se lo había dicho… estaba siendo todo muy precipitado. Pero él no podía entender los problemas que había acarreado, pero no importaba, el más bajo siempre tenía lugar para él en su casa.

En cierto modo le dolió ver la cara de satisfacción de Yunho al ver su carta de renuncia, y necesitó poco tiempo para guardar todas las cosas indispensables en sus maletas y salir del lugar seguro de no volver más.

El error que había cometido era demasiado grande y quería desconectar todo lo posible del adolescente por el que había perdido la cabeza.

Aquella misma tarde consiguió salir de la ciudad, el lugar donde vivía Jonghyun quedaba lejos pero no le importaba conducir toda la noche.

Realmente trabajar en aquella era una buena oportunidad… que él había desaprovechado por la sonrisa coqueta del castaño.


Taemin tocó el timbre por cuarta vez perdiendo los nervios y en vistas de no haber sonido del otro lado de la puerta comenzó a golpear la puerta con sus nudillos todo lo fuerte que podía, estaba seguro que Jinki estaría en el salón enfadado sin querer hablar con él.

Sus brazos comenzaron a arder pero no por eso paró, sino que comenzó a unir gritos a sus patadas para llamar la atención del mayor.

-¡Onew! ¡Onew, abre! ¡Abre la puerta!-sus nudillos estaban rojos y las lágrimas salían de sus ojos-¡Por favor, abre la puerta! ¡Jinki! ¡No es verdad! ¡Te juro que no es verdad!

Paró un momento mirando la puerta y luego pegó su boca tanto como pudo.

-¡Jinki! No era verdad. ¡Yo… yo no lo haría con otro que no fueras tú! ¡Solo te quiero a ti! ¡Te quiero! ¡Te quiero!

De nuevo daba golpes a la puerta sin dejar de repetir aquellas dos últimas palabras, los sollozos escapaban a medida que pasaba el tiempo sin comprender cómo su Jinki podía ser tan cruel como dejarlo fuera después de todo lo que le había dicho.

Llevado por su cabezonería de querer ver al profesor acabó durmiendo apoyado sobre la puerta, seguro de que tarde o temprano vería salir al maestro.

Cuando a la mañana siguiente despertó y no lo vio a su lado maldijo entredientes y a pesar de estar totalmente despeinado y sucio fue corriendo a la escuela, seguro de encontrarlo ahí.

No hizo caso a las protestas del guardia cuando le vio llegar y fue directamente al despacho de Jinki.

Quedó helado cuando lo vio vacío.

Bueno, no, no estaba totalmente vacío, pero faltaban los objetos personales del maestro.

Cerró la puerta dándose la vuelta y chocó contra Jessica.

Ésta soltó un leve quejido por el golpe y luego abrió grande sus ojos al verlo ahí.

-Lee, ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar expulsado?

Taemin no le hizo caso.

-Necesito encontrar a Jinki, ¿dónde está?

-Oh-su expresión se puso triste-no lo encontrarás, ayer pidió su renuncia al colegio…-suspiró.

Taemin quedó pálido y temiendo que sus pensamientos estuviesen en lo correcto salió del colegio para volver al edificio de Jinki.

Nuevamente golpeó tan fuerte como pudo, pero al no recibir respuesta supo que Jinki no estaba ahí, sino en algún sitio donde él no podría encontrarle.

Totalemente ido, volvió a casa en bus, cuando llegó a su hogar fue a su habitación directamente agradeciendo que no hubiera nadie y se lanzó en su cama tapándose con todas sus colchas y se echó a llorar.

Aquella cama era más blanda y esas mantas de mayor calidad que las de Jinki, pero aún así se sentía incompleto.

Lloró durante horas por el cariño recibido y perdido por su estupidez de no saber como mantenerlo a su lado. Ya no tendría la dulce sonrisa del profesor para dar calidez a sus días más amargos.



Última edición por Wina el Dom Feb 05, 2012 10:52 am, editado 2 veces
Wina
avatar

Femenino

I ♥ Jonghyun
Mensajes 695

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Bithae el Vie Nov 25, 2011 3:09 pm

aparto


PRIMER POST~



Pff creeme, yo menos que nadie te reclamaría por tanto lemon jajaja...
O: al principio estaba así de *-* OMG! que lindos pero adasds que fea la vida de Taemin... ¿Ya ves? por eso fue mejor quedarme callada y que bueno que estaba errada respecto a mi pensamiento jajaa pero si, tienes razón, siempre ponen a Taemin en una situación muy penosa y desagradable y por eso se me hizo dificil no pensar en otra cosa que no fuera esa jaja pero ahora entiendo su actitud respecto a su padre u___u

Todo me encantó, ese chupetón en el cuello jajaja dios!, lo marco como suyo XD
Pero no siempre tenía que ser felicidad T_T pff! mira que cometer el error de que Yunho mal interpretara las cosas y no tener la oportunidad de aclararselo a Onew fue demasiado feo T_T

Hasta le dijo que lo quería frente a su casa... pff me partiste el corazón, ahora espero que lo arregles jajaja -la golpea- u__u
ONEWWW!!! NO ES LO QUE PIENSAS!!! XDDD

Nos estamos leyendo ;)


Última edición por FabMin el Vie Nov 25, 2011 6:32 pm, editado 1 vez
Bithae
avatar

Femenino

I ♥ JongHo & Star...☆
Mensajes 2601
http://amor-yaoi.com/fanfic/viewuser.php?uid=35175

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por FuerzaFriki el Vie Nov 25, 2011 3:27 pm

aparto
Ese último capítulo fue muy triste


siento la demora en comentar

estuve de viaje

pero ahora que regresé estaré pendiente, esto se pone muy bueno
la verdad me agrada como va la historia
adoro a Taemin transformado por estar enamorado y a Jinki que lo quería tanto
pero odio a Yunho
la verdad se ha pasado... muchas gracias por la hermosa historia
ya quiero leer más





+FICS:
FuerzaFriki
avatar
Apoyo
Femenino

I ♥ Taemin
Mensajes 2060
http://www.fuerzafriki.mex.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Nina_Lee el Vie Nov 25, 2011 5:29 pm

apartoo

ahhh me ha dado mucha oena lo que ha pasado! aishhhh es que esos cabezotas porque no se dicen lo que sienten ahora por eso es que ha pasado este error!

esperare el prox capi cuidate bye bye
Nina_Lee
avatar

Femenino

I ♥ ♥Taemin♥
Mensajes 1597

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por mitaemin el Vie Nov 25, 2011 7:45 pm

me encanta y amo lemon ontae jajajaj pero lo mejor ese chupeton que le dejo taemin a onew ajjaaj los quiero me encanto por dios me gusto oh lloro por lo sucedido lloro por todo lloro por mi ontae taemin por no saber como defender su amor lo que se gano lloro nooonno lloro voy a moriri de sufrimiento espero que continues y actualises pronto vey adoro tu fic loa mo y me encanta por fa actualiza pronto byeeeeeee
mitaemin
avatar

Femenino

I ♥ taemin
Mensajes 609

Volver arriba Ir abajo

Re: (Ontae) Shut up, teacher [Epílogo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.